Langosta a la pimienta verde con piña caramelizada

¿Quieres darle un toque diferente a tus mariscos? Rompe con la monotonía y atrévete con esta novedosa receta. ¡Increíble!

Ingredientes:

  • 2 langostas de 800 g cada una
  • 1 piña pequeña
  • 50 g de mantequilla
  • 2 dl de caldo de marisco concentrado
  • 1 dl de jugo de piña
  • 1 dl de vino blanco seco
  • 2 dl de aceite de oliva
  • 2 cucharadas de pimienta verde en grano
  • 3 cucharadas de azúcar
  • Pimienta molida
  • Sal.
Tiempo de preparación: 15 minutos
Tiempo de cocción: 30 minutos
4 comensales
Tipo de receta: Marisco
Sin gluten

Elaboración:

  1. Escaldar las langostas durante 5 minutos en agua hirviendo con sal. Retirar del fuego y escurrir.
  2. Separar la cabeza de la cola y la carne del caparazón.
  3. Cortar las colas en rodajas y reservar en la nevera.
  4. Trocear las carcasas y las patas de las langostas y saltearlas en ½ dl de aceite durante 5 minutos a fuego vivo.
  5. Salpimentar.
  6. Agregar el caldo de marisco, el vino blanco y el jugo de la piña.
  7. Cuando rompa a hervir, bajar el fuego y continuar la cocción durante 15 minutos.
  8. Pasar el conjunto por un colador y ponerlo en un cazo.
  9. Agregar los granos de pimienta verde enteros y rectificar la sazón.
  10. Pelar la piña y formar unas bolas.
  11. En una sartén, derretir la mantequilla con el azúcar y caramelizar las bolas de piña.
  12. Calentar el aceite restante y dorar las rodajas de langosta a fuego vivo durante 2 minutos.
  13. Disponer la langosta en los platos, adornar con la piña y napar ligeramente con la salsa.

Consejos para elaborar langosta a la pimienta verde con piña caramelizada:

Un plato de marisco digno de los mejores chefs en tu mesa. Su elaboración, sencilla y rápida, lo convierte en un primero o entrante perfecto.

Para preparar esta receta lo mejor es comprar la langosta fresca y viva. Esto es muy importante, ya que la carne de este crustáceo es muy delicada y pierde propiedades muy rápidamente.  Si optas por la langosta congelada de supermercado, trata de apostar por una de la mayor calidad posible. Si prefieres el gusto del bogavante, puedes realizar esta misma receta intercambiando la langosta por el bogavante.

En cualquier caso, para que la cocción sea perfecta, escoge una olla de grandes dimensiones ya que la langosta debe estar cubierta completamente. Añade 2 cucharadas de sal por cada cuarto de litro de agua y, además, si quieres puedes añadirle dos hojas de laurel.

Otro de los ingredientes principales de este plato es la piña, una de las frutas tropicales de mayor exquisitez. Eso sí, es importante hacerse con una piña dulce, que no esté ácida o el acompañamiento de la langosta perderá todo su encanto. Para ello es importante que cuando compres la piña observes su piel, ésta debe ser tersa y ceder un poco al presionarla. Es importante también su peso, la piña perfecta será pesada y compacta, si apenas pesa puede ser que esté en proceso de descomposición.

Si buscas una guarnición perfecta para acompañar este plato, puedes prepararte una ensalada con unos brotes de soja, unos canónigos y unos tomates cherry. 

No lo dudes y lánzate con esta exótica receta, ¡triunfará en cualquier mesa! Se trata de un plato ideal para comenzar una comida de fiesta.

También te puede interesar:

Continúa leyendo nuestras recetas...