Mi receta salada favorita: Gazpacho de Fresas

Seguimos celebrando la llegada de la primavera y, más concretamente, de las fresas, fruta de temporada por excelencia característica en esta estación. Y hoy os traigo una de mis recetas preferidas del mundo: un buen gazpacho de fresas.

El gazpacho tiene mil versiones, y en mi casa somos unos fanáticos, tanto nosotros como los niños. Comemos gazpacho desde primavera hasta pasado el otoño sin parar (incluso en invierno, aunque los tomates que hay en invierno no están en su mejor momento, pero es que nos encanta y es sanísimo). 

Introduciendo un poco de historia, y hablando del origen del gazpacho, se remonta a principios del siglo XIX en la región de Andalucía, y era característico de los campesinos, que cogían pan del día anterior y lo mojaban con agua y estrujaban a mano, mezclándolo con tomates y con ajo, aceite y vinagre, y sal. Así surgió y ha mantenido intacta su receta original hasta la fecha.Antes en mi casa no salíamos del gazpacho clásico de tomate, pero una vez empecé a conocer las diferentes versiones que hay de gazpacho, y empecé a innovar y a inventarme mis propias recetas, es una receta a la que recurro muchísimo. Partiendo de la base de tomates, aceite de oliva virgen extra (importante que sea un buen AOVE, fundamental), sal y vinagre, podemos combinarlo con infinidad de ingredientes adicionales.

Uno de los gazpachos a los que más recurro en esta época es el gazpacho de fresas. Su elaboración es igual de sencilla que la del gazpacho tradicional, pero sustituimos parte del tomate por fresas, y ya lo tenemos. Allá vamos con la receta:

Tiempo de preparación: 30 minutos
Tiempo de cocción: 15 minutos
4 comensales
Tipo de receta: Fruta

Ingredientes:

Gazpacho de fresas
Foto: Istock
  • 500 gramos de tomate pera bien maduro
  • 500 gramos fresas (cuanto más maduras también, mejor)
  • Un diente de ajo
  • ¼ cebolla
  • ¼ pimiento rojo
  • 500 ml agua fresca
  • Aceite de Oliva Virgen Extra (100 ml)
  • Vinagre (20 ml)
  • Sal

Elaboración:

Yo siempre utilizo un robot de cocina para hacer los gazpachos, ya que la potencia de batir hace la diferenciación clara en la textura final, dejándola cremosa sin ningún tipo de pellejito que nos incomode al tomarlo. Mucha gente pela los tomates previamente para obtener un mejor resultado final en textura (se puede hacer manualmente o escaldándolos en agua hirviendo durante 30 segundos), pero si utilizamos un robot suficientemente potente, no hace falta ni pelarlos siquiera.

  1. Limpiamos bien los tomates y les extraemos el rabillo. Cortamos en cuartos y reservamos.
  2. Limpiamos las fresas y extraemos su ramillete verde. Reservamos.
  3. En un robot, vertemos los tomates y las fresas junto con las verduras extra (ajo, pimiento y cebolla en mi caso, pero si os gusta el pepino podéis incorporárselo en este paso también), la sal y el vinagre, y trituramos a máxima potencia de manera progresiva: empezamos suave y vamos aumentando potencia a medida se va troceando todo.
  4. Cuando hemos alcanzado la potencia máxima, y tras tenerlo batiendo fuerte unos 2 minutos, echamos el aceite de oliva virgen extra a chorro, sin dejar de batir. Así conseguiremos que emulsione y adquiera esa cremosidad que le aporta el aceite emulsionado.
  5. Dejamos reposar y enfriar bien en la nevera.
  6. Servimos bien frío en un recipiente hondo.
  7. Nota adicional: podemos decorarlo con fresas picadas, huevo cocido bien picadito y picatostes de pan.

A mí me gusta sin pepino, pero es algo muy personal. El pepino le aporta frescor y hay gente que no concibe el gazpacho sin su característico sabor, pero para gustos los colores. Si nos gusta más denso, podemos añadir también pan duro del día anterior, y conseguiremos un salmorejo de fresas igual de rico y más contundente.

Es un plato sanísimo, con altas propiedades antioxidantes propias del tomate, combinadas con la vitamina C que aportan las fresas y su poder antiinflamatorio y diurético. Inmejorable como entrante, o como plato principal en una cena ligera de calorías. Una versión del gazpacho menos conocida y más original con la que podemos sorprender a nuestros invitados o que podemos utilizar a modo chupito si tenemos muchos comensales o en algún cocktail. Y en los cálidos días de verano es el plato que más refresca, hidrata y mejor sienta. Os animo a probarlo si no lo habéis hecho ya.

Aitana Ávila

Aitana Ávila

Mi nombre es Aitana Ávila, soy una joven bilbaína de 35 años (camino ya de los 36) y soy nueva por aquí. He tenido la suerte de que me hayan encomendado una nueva labor y un nuevo reto profesional que acepto con muchísima ilusión e inquietud: formar parte de una de las revistas referencia de este país como es la revista Mía, y poder aportar mi granito de arena en algo que me apasiona, un canal en el que hablaremos principalmente de todo lo relacionado con uno de mis hobbies por excelencia, la cocina.

Continúa leyendo nuestras recetas...