Milhojas de calabacín, tomate y piquillos

Con las milhojas de calabacín, tomate y piquillos tienes un plato sanísimo, que se prepara en muy poco tiempo. ¡Te contamos todos los secretos para que esta receta te quede de diez!

También te puede interesar:

Ingredientes:

  • 1 calabacín grande
  • 2 tomates
  • 4 pimientos del piquillo
  • 2 cucharadas de aceite de oliva
  • 1 de salsa mayonesa
  • 1 cucharada de tomate kétchup
  • 1 cucharada de mostaza suave
  • 1 cucharada de zumo de limón
  • 1 cucharada de perejil rizado
  • pimienta
  • sal 
Tiempo de preparación: 5 minutos
Tiempo de cocción: 10 minutos
Económica
4 comensales
Tipo de receta: Verduras
Light
Vegetarianos
Sin gluten

Elaboración:

  1. Pelar los tomates y cortarlos en rodajas.
  2. Cortar el calabacín en rodajas finitas y pocharlas en una sartén con el aceite caliente.
  3. Retirar del fuego y reservar.
  4. Abrir los pimientos de piquillo, retirar las simientes y cortarlos a lo largo.
  5. Montar el milhojas alternando capas de calabacín, tomate y pimiento.
  6. Espolvorear con el perejil rizado picado.
  7. Finalmente, mezclar la salsa mayonesa con la de tomate y la mostaza.
  8. ¡A servir! Hazlo en un platillo con dos cucharaditas de salsa.

Trucos para hacer unas milhojas de calabacín, tomate y piquillos deliciosas:

Como vemos, es un plato muy fácil de hacer y en muy poco tiempo. Puedes añadirle a la milhoja lo que tú quieras e incluso cambiar los ingredientes si no tienes alguno de los que proponemos en casa. Esta receta es ideal porque la mezcla de sabores la hace muy sabrosa.

A la hora de elegir el calabacín, es muy importante que tenga un buen color, una piel brillante y cero manchas. Las manchas que encontramos en las verduras suelen significar que no están en buen estado. Toca y comprueba que tiene una textura acorchada y que no suena a hueco.

Escoger el pimiento también es importante. Si tiene un aspecto arrugado o con manchas, es que lleva almacenado demasiado tiempo. Es importante no elegir pimientos que tienen estas características porque supone una pérdida de nutrientes y de sabor muy importante. Fíjate en el tallo a la hora de comprarlo, si está firme y crujiente, es perfecto. 

Cómo conservar los pimientos: 

Si has decidido comprar una buena cantidad de pimientos, te recomendamos varias opcionesPara que duren más tiempo, puedes congelarlos, de esta forma no perderán su sabor, pero la textura una vez los descongeles, no será la misma. 

Secar los pimientos es otra opción de lo más factible. Para ello, utiliza un deshidratador de alimentos o un horno. Si apuestas por el horno, mantén la temperatura más baja que puedas para evitar que se quemen. Cuando realices alguna receta con pimiento, lo único que tienes que hacer es remojarlos en agua durante 20 minutos.  

Finalmente, puedes envasarlosCon este proceso, los pimientos se conservarán por lo menos un par de años. Puedes utilizar frascos de conservas de cristal y añadir los pimientos ya preparados, es decir, después de lavarlos, quitarle los tallos, las semillas y cortarlos.  

Añade al frasco entre 3 y 5 tazas de vinagre, agua, azúcar, sal y ajo. Las cantidades de cada ingrediente dependerá del tipo de pimiento que desees envasar. Se debe hervir la mezcla unos 2 minutos aproximadamente.  

Después de hervir, métela en el frasco junto con los pimientos, ciérralo y límpialo bien. Vuelve a introducir el bote en una olla con agua y hervir durante 10 o 15 minutos, el tiempo también depende del tipo de pimiento que tengas que conservar.

Continúa leyendo nuestras recetas...