Risotto de calabaza con espárragos verdes

Pon unas lascas de queso parmesano por encima y conseguirás un sabor aún más potente.

Ingredientes:

  • 240 g de arroz integral redondo
  • 100 g de calabaza
  • 1 cebolla
  • 1 vasito de vino blanco
  • 1 manojo de espárragos verdes
  • aceite de oliva virgen extra
  • mantequilla
  • sal
  • pimienta
Tiempo de preparación: 10 minutos
Tiempo de cocción: 30 minutos
4 comensales
Tipo de receta: Arroz
Light
Vegetarianos

Elaboración:

  1. Pon a hervir la calabaza pelada y cortada en dados pequeños. Cuando esté cocida, escúrrela, tritúrala y resérvala.
  2. Vierte en una olla el doble de cantidad de agua que de arroz y caliéntala con sal. Por otra parte, pica la cebolla y póchala con aceite y una nuez de mantequilla, hasta que quede transparente.
  3. Añade el arroz y el vino blanco. Deja que evapore el alcohol y agrega el agua caliente solamente cubriendo el arroz. Ve removiendo. Cuando se haya evaporado, vuelve a añadir agua y sigue removiendo. Repite el procedimiento, hasta que el arroz esté cocido. Echa sal y pimienta al gusto.
  4. Saltea los espárragos en rodajas (reservando las puntas). Cuando el arroz esté listo, mezcla el puré de calabaza, una nuez de mantequilla, los espárragos y remueve para que ligue. Corta las puntas de los espárragos como tallarines finos.

Trucos para hacer un risotto perfecto

Para que el risotto quede perfecto, se debe evitar que quede seco o aguado. El punto ideal es el que se encuentra entre el arroz caldoso y crujiente. Para conocerlo, se deben dominar bien las técnicas y tener en cuenta tres trucos para que quede perfecto. Te los contamos paso a paso.

En primer lugar, hay que seleccionar cuidadosamente el grano para utilizar. Las variedades arborio y carnaroli, provenientes de Piamonte, son excelentes para el risotto, ya que contienen almidón que dará textura a nuestro plato. Estos son granos redondos, de mediano tamaño y blanquecinos.

Por otro lado, se deben medir cuidadosamente las cantidades. Si queremos preparar un risotto para muchos comensales, hay que tener en cuenta que en las ollas de gran tamaño es difícil que se genere el almidón. Por ello, hay que medir las proporciones adecuadamente. Además, el caldo es una opción mejor que el agua para cocerlo.

Para el sofrito, se debe utilizar mantequilla antes que aceite, ya que así se preparar el risotto a la milanesa tradicional. Se puede acompañar de verduras como la cebolla, ajetes, cardos borrajas que no necesitan cocinarse a parte. No obstante, recuerda que la cebolla sí debemos pocharla a fuego medio antes de incorporarla a nuestra creación.

El arroz debemos añadirlo al sofrito junto a azafrán para que se hidrate. Además, no debe estar más de un minuto para que no se queme. En cuanto al caldo, se debe seleccionar dependiendo de nuestra receta. Para un risotto de carne, se debe utilizar carne, mientras que si es de pescado el caldo también debe serlo. Recuerda agregarlo siempre caliente o a temperatura ambiente para no bloquear la cocción de la arroz.

El arroz debe estar con el fuego alto para que coja temperatura y posteriormente, lo bajaremos a un punto medio. Por último, recuerda servirlo y consumirlo caliente para que no pierda sus propiedades y se dañe su textura.

¿Te animas a preparar tu propio risotto? ¡A la cocina!

Continúa leyendo nuestras recetas...