Tabulé con piña, piñones y olivada

El cuscús es un estupendo sustituto a la pasta como base del plato. Se hace mucho más rápido y aporta exotismo a los menús.

Ingredientes:

  • 250 g de cuscús
  • 3 tomates verdes
  • 1 cebolleta
  • 1 pimiento verde
  • 100 g de melón
  • 100 g de piña
  • 50 g de aceitunas negras sin hueso
  • 1 anchoa en salazón
  • aceite de oliva
  • menta fresca
  • 40 g de piñones
  • 1 limón
  • 1 l de caldo de verduras
Tiempo de preparación: 15 minutos
Tiempo de cocción: 5 minutos
Económica
4 comensales
Tipo de receta: Arroz

Elaboración:

  1. Corta los tomates, la cebolleta y el pimiento en dados regulares de no más de 1 ⁄2 cm. Pela el melón y la sandía y córtalos en dados un poco más grandes que las verduras. Reserva todo.
  2. Cuece el cuscús con el caldo de verdura según las instrucciones del fabricante. Déjalo enfriar.
  3. Tritura las aceitunas sin hueso con la anchoa y unos 5 cl de aceite de oliva virgen extra. Resérvalo.
  4. Dora los piñones en una sartén sin aceite. Mezcla el cuscús con las verduras y frutas y añádele los piñones.
  5. Adereza la mezcla con el zumo de un limón, unas cucharaditas de la olivada y unas hojas de menta fresca.

Beneficios del cuscús

El cuscús es un plato tradicional árabe realizado con sémola de trigo. Sus cualidades nutricionales para el organismo son muy destacadas, ya que aporta múltiples beneficios para la salud. No obstante, hay que tener en cuenta que contiene gluten porque es un hidrato de carbono, por lo no lo pueden consumir celíacos. 

Entre sus vitaminas y minerales, destacan las vitaminas B. Estas vitaminas se encuentran en el germen del trigo, por ello debemos consumir cuscús integral para aprovecharlo en su totalidad. Su papel es primordial en el proceso de asimilación de hidratos de carbono que son transformados en energía.

Por otro lado, el potasio presente en el cuscús ayuda a la generación de impulsos nerviosos para el correcto funcionamiento de la actividad muscular y previene de calambres. Asimismo, favorece un equilibro hídrico en las células. En el caso del magnesio, este mineral ayuda al intestino, los músculos y los nervios. Asimismo, mantiene unos huesos fuertes y protege el sistema inmunitario. Es importante tener cuidado, ya que puede tener un efecto laxante.

El fósforo es otro mineral que posee el cuscús. Este es el segundo mineral más abundante en nuestro cuerpo y es que se encarga de transportar la energía a los tejidos y a los músculos. También forma de las membranas celulares y del material genético. Y su función en el sistema nervioso es esencial. 

El cuscús es rico en selenio, un mineral que ayuda a digerir las grasas, realiza funciones antioxidantes y es fundamental en el metabolismo de la vitamina E. Este mineral es esencial y en una ración de cuscús podemos obtener el 60 % del consumo diario recomendado.

Debido a su alto contenido en hidratos de carbono, el cuscús proporciona mucha energía al cuerpo y su fibra nos ayuda a prevenir el estreñimiento. Además, ayuda al desarrollo de masa muscular a través de la proteína y favorece la cicatrización de las heridas. Si quieres perder peso, puede ser un buen aliado debido a su bajo contenido en materia grasa, colesterol y sodio. 

¿Te animas a probar este súper alimento? Te encantará.

Continúa leyendo nuestras recetas...

#}