Revuelto de calabacín y gorgonzola

Los huevos y el queso forman un maridaje perfecto. Haz que esta receta sea más ligera sustituyendo el beicon por jamón de York. ¡Pruébala ya! No te arrepentirás.

Ingredientes:

  • 8 huevos
  • 1 calabacín grande
  • 1 puerro
  • 200 g de beicon
  • 150 g de queso gorgonzola
  • Aceitunas negras deshuesadas
  • Pimienta negra molida
  • Sal
  • Aceite de oliva
  • Unas ramitas de romero fresco.
Tiempo de preparación: 15 minutos
Tiempo de cocción: 15 minutos
Económica
4 comensales
Tipo de receta: Huevos

Elaboración:

  1. Pelar el puerro, lavarlo y retirar la tierra que pueda tener entre sus hojas; cortarlo en juliana.
  2. Calentar un poco de aceite en una sartén.
  3. Pochar el puerro a fuego lento, hasta que esté tierno; incorporar el beicon, salpimentar y continuar la cocción hasta que se dore.
  4. Sacar, escurrir y reservar.
  5. Lavar el calabacín, cortar las dos puntas, desecharlas y hacerlo rodajas finas.
  6. Sazonarlas con sal y dorarlas en una sartén antiadherente con un poco de aceite y unas ramitas de romero fresco.
  7. Reservar.
  8. Batir los huevos en un cuenco grande.
  9. Calentar una sartén amplia con unas gotas de aceite a temperatura baja.
  10. Verter los huevos batidos, salpimentar y, cuando empiecen a cuajarse, incorporar una capa de rodajas de calabacín, una de puerro y beicon, otra de calabacín y de nuevo otra capa de puerro y beicon.
  11. Tapar la sartén y dejar cocer, a fuego muy bajo, durante unos minutos. Comprobar su cocción con una espátula (debe despegarse por los bordes de la sartén).
  12. Cuando el huevo esté casi cuajado, agregar el gorgonzola desmenuzado (para que se funda bien) y las aceitunas negras cortadas por la mitad.
  13. Volver a tapar la sartén y dejar que termine de cuajarse.
  14. Servir caliente.

Continúa leyendo nuestras recetas...