Cenas ligeras

Calabacines rellenos, la receta más sabrosa

Disfruta de todo el sabor de los calabacines con esta receta ligera y llena de sabor.

El calabacín es una de nuestras hortalizas favoritas, está lleno de vitaminas, apenas aporta calorías y además es tan versátil que podemos incluirlo en multitud de recetas diferentes. Puedes prepararlo en crema, puré, relleno, en pisto, sofritos, para relleno de empanadas, para comerlo con pasta o arroz, como guarnición para carne o pescado…las opciones son infinitas. Lo mejor de todo, es que si lo cocinas de forma variada, nunca te cansarás de comer calabacín.

Asegúrate de comprarlos en buen estado para que los puedas conservar en casa el mayor tiempo posible en perfectas condiciones. Para ello fíjate en que la piel sea lisa y tersa y su textura sea firme. Lo mejor para conservar el calabacín en buen estado es guardarlos en piezas enteras en el cajón de las verduras y sin lavar, si los guardas con un poco de humedad empezarán a descomponerse mucho antes. Igualmente asegúrate de colocarlo alejado de frutas que desprendan etileno, como el plátano o el melocotón para evitar que tus calabacines amarguen cuando los cocines. Colócate el delantal y prepara esta sencilla receta donde el calabacín es el ingrediente principal.

Tiempo de preparación: 30 minutos
Tiempo de cocción: 15 minutos
Económica
4 comensales
Tipo de receta: Verduras
Light

Ingredientes:

  • 4 calabacines pequeños
  • 1 cebolla
  • ½ pimiento verde
  • ½ pimiento rojo
  • 40 g de mejillones
  • 100 g de bacalao desalado
  • 3 cucharadas de tomate frito
  • Aceite de oliva
  • Albahaca
  • Pimienta
  • Sal

Elaboración:

  1. Lava bien los calabacines eliminando posibles restos de tierra y córtalos a la mitad de manera horizontal. Sácales la pulpa con ayuda de una cuchara sopera sin que se rompa la base y reserva la pulpa. Cuece los calabacines en abundante agua salada 10 minutos, escúrrelos y déjalos aparte.
  2. Pela y pica finamente el ajo y la cebolla y rehógalos en una sartén con aceite de oliva 10 minutos. Limpia y corta en daditos los pimientos y agrégalos a la cebolla para completar el sofrito. Cocina 5 minutos más y sazona al gusto. Agrega el bacalao desmigado y la pulpa de calabacín que habías dejado reservada, y cocina 2 minutos antes de incorporar el tomate frito.
  3. Cocina todo el sofrito 3 minutos a fuego lento y tapado para que no salpique.
  4. Cuece los mejillones al vapor y conforme se vayan abriendo, retírales la cáscara y añádelos al sofrito.
  5. Rellena los calabacines con el sofrito, decora con unas hojitas de albahaca y sirve de inmediato.

Otras alternativas para los calabacines rellenos

  • Si prefieres la carne al pescado, cambia los mejillones y el bacalao por trocitos de pechuga de pollo. Si cocinas esta versión, potencia aún más los sabores añadiendo al sofrito una pastilla de caldo de pollo.
  • Enriquece la receta con una bechamel ligera. Mezcla 1 vaso de leche semidesnatada con 2 cucharadas de maicena calentando a fuego medio y sin dejar de remover con ayuda de unas varillas.
  • Prepara una versión vegetariana sustituyendo el pescado y el marisco por soja texturizada. Sólo tendrás que hidratarla siguiendo las indicaciones del fabricante antes de añadirla a tu receta. Por si aún no la has probado, su textura es muy similar a la de la carne pero es 100% vegetal.

Continúa leyendo nuestras recetas...