Tarta de queso fácil y rápida

Disfruta de una deliciosa tarta de queso que tendrás lista en apenas x minutos. Además no necesitarás ni siquiera hornearla y te quedará deliciosa.

Una tarta de queso es uno de esos postres que se han transformado en clásicos por lo mucho que gustan a todo el mundo. Es un postre sencillo, con ingredientes básicos y que da un resultado bastante bueno. Hay mil maneras de prepararlas según el tipo de tarta y la técnica que utilices para prepararla, lo que es seguro es que sea la que sea, esta tarta es todo un acierto. No es de extrañar que esté disponible como postre en la mayoría de gastrobares y restaurantes de moda. Si todavía no tienes la receta definitiva para hacer la tarta de queso más fácil y rápida, toma nota de la lista de ingredientes y sigue paso a paso la receta para que te quede perfecta, lo mejor de todo es que la tendrás lista en sólo 15 minutos. Se prepara con una base de galletas y mantequilla, después necesitarás ingredientes como nata líquida, queso crema, leche, cuajada y azúcar. Por último necesitarás mermelada para cubrir la tarta, si puedes utilizar una mermelada casera de tu fruta favorita, mucho mejor. Una sugerencia de presentación es laminar un poco de fruta para decorar la tarta, si utilizas mermelada de fresa, añade unas fresas laminadas por encima de la tarta. Si prefieres cobertura de mermelada de melocotón, unos gajos bien finos de melocotón le darán un exquisito toque de distinción a tu tarta de queso.

Tiempo de preparación: 15 minutos
Tiempo de cocción: 5 minutos
Económica
4 comensales
Tipo de receta: Leche

Ingredientes:

  • 200 g de galletas María
  • 80 g de mantequilla
  • 150 ml de nata líquida
  • 1 vaso de leche
  • 500 g de queso crema
  • 125 g de azúcar
  • 2 sobres de cuajada
  • Mermelada de frutas

Elaboración:

  1. Tritura las galletas para preparar la masa. Si quieres hacerlo de la manera más rápida y sencilla, introdúcelas en una bolsa de plástico con cierre de zip, ciérrala y pasa un rodillo de pastelería por encima hasta que tengas una especie de polvo de galleta. Derrite la mantequilla y reserva. Vierte las galletas en un cuenco grande, agrega la mantequilla fundida, y mezcla con ayuda de una cuchara hasta obtener una masa homogénea que será la base de tu tarta.
  2. Coloca la masa en un molde redondo de manera que quede bien repartida por la base. Para ello presiona la masa de modo que quede bien adherida al molde. Déjala enfriar 10 minutos en la nevera mientras haces la mezcla de la tarta.
  3. Mezcla en un cazo la leche junto con la nata y el queso crema y ponlos a calentar. Cuando los tres ingredientes queden bien integrados, agrega el azúcar y remueve hasta que se haya fundido con la mezcla anterior. Agrega los sobres de cuajada, remueve y retira del fuego.
  4. Saca el molde de la tarta de la nevera y vierte encima de la base de galletas la preparación anterior. Hazlo cuidadosamente para no agujerear la masa.
  5. Enfría la tarta al menos 6 horas en el frigorífico hasta que quede bien cuajada y así evites que se desmorone cuando la cortes al servirla.
  6. En el momento de servir, cubre la tarta con tu mermelada favorita y decórala con un poco de fruta fresca y unas hojitas de menta.
También te puede interesar:

Continúa leyendo nuestras recetas...