Vídeo de la semana

3 recetas mexicanas (para nada típicas) que querrás hacer

¿Te suena el pan de muerto? ¿Y la salsa asada? Son recetas mexicanas originales y que probablemente se salgan de los platos que sueles preparar. Te enseñamos 3 platos superoriginales y poco conocidos.

Tacos, burritos, totopos con guacamole, ensalada de frijoles… Probablemente te suenen estos platos si eres amante de la gastronomía mexicana. Y es que son algunas de las preparaciones más célebres en nuestro país y que además, suelen ser fáciles de preparar y puedes hacerlas en casa. Pero la cocina mexicana se compone de otros muchos platos que quizá no conozcas tanto y que también son deliciosos y perfectos si quieres innovar en tu repertorio. ¿Estás lista? Tenemos reservado un billete a México para ti. ¡Despegamos!

Aguachile de camarones

Ingredientes:

  • 300 gr de gambas limpias y peladas
  • 1 pepino grande
  • 1 taza de zumo de limón
  • 1 cebolla morada
  • 3 cucharadas de cilantro picado
  • 1 chile jalapeño
  • Sal y pimienta a gusto

Elaboración:

  1. Cortar las gambas a la larga sin que queden totalmente divididas. Colocarlas en un recipiente.
  2. Rociar con la mitad del zumo de limón, salpimentar y reservar durante 20 minutos,
  3. Pasados unos 10, darlos vuelta para que absorban bien el sabor.
  4. Licuar medio pepino, medio jalapeño, sal, pimienta, cilantro y el resto de zumo de limón. Colar y reservar para más tarde.
  5. Cortar la cebolla en juliana, el jalapeño en rodajas y el pepino en daditos pequeños. Reservar.
  6. Retirar las gambas de la nevera y colocarlas en un plato o fuente. Cubrirlas con la mezcla licuada y las verduras picadas.
  7. Enfriar de nuevo durante una hora para que los sabores se mezclen e integren correctamente.
  8. Servir acompañado de nachos.

Pan de muerto

Ingredientes:

  • 250 g de harina de fuerza
  • 75 g de azúcar blanca
  • 40 g de mantequilla a temperatura ambiente
  • 2 huevos grandes
  • 100 ml de leche tibia
  • Ralladura de naranja
  • 5 ml de agua de azahar
  • Pizca de sal
  • 20 ml de agua

Para la levadura:

  • 40 g de harina
  • 20 g de azúcar
  • 14 g de levadura fresca de panadero  (también puedes usar 7 g de levadura seca)
  • 40 ml de leche tibia

Para pincelar:

  • 10 g de mantequilla derretida
  • Azúcar para espolvorear por el pan
  • 1 brocha de cocina

Elaboración:

  1. Para hacer la esponja de levadura, mezclar la harina, el azúcar y la levadura fresca desmoronada con la leche tibia y remover  bien hasta integrar todo. Dejar reposar hasta que doble su tamaño.
  2. Para el primer amasado, poner en una mesa toda la harina y hacer un hueco en medio.
  3. Colocar en la harina el azúcar, la pizca de sal, la ralladura de la naranja, la mantequilla a temperatura ambiente e iremos agregando los huevos, integrándolos con todos los ingredientes. Tendrás que usar tus manos.
  4. Después de integrar estos ingredientes, agregar la leche y el agua de azahar. Amasar hasta que la masa se despegue de las manos. Llegados a ese punto, abrir la masa y agregar la levadura que ya habrá  crecido lo suficiente.
  5. Al añadir la levadura a la masa se vuelve pegajosa otra vez,así que es necesario volver a amasar. Tiene que quedar suave y elástica, nada pegajosa.
  6. Una vez conseguido ese resultado, fermentar durante 1 hora aproximadamente o hasta que la masa doble su tamaño.
  7. Pasado este tiempo, dar forma a los panes con forma de bolita (tampoco muy grandes) y hacer tiras de masa para colocarlos sobre la bola de masa como si fueran huesitos (fíjate en la foto). Colocar los panes sobre una bandeja de horno con papel vegetal.
  8. Una vez esté todo montado, tapar con un trapo y dejar reposar durante 1 hora hasta que hayan crecido.
  9. Hornear a 150º durante 25 minutos. Los panes estarán listos cuando presenten un color dorado.
  10. Después dejar enfriar y barnizar de mantequilla y espolvorear azúcar sobre los panes. ¡Listos!

Salsa asada

Ingredientes:

  • 4 tomates rojos
  • 4 chiles jalapeños o serranos
  • 1-2 diente de ajo
  • 1-2 cebollas cortadas en gajos
  • Sal

Elaboración:

  1. Cortar en trozos pequeños los tomates, los chiles y el ajo.
  2. En una sartén, sofreírlos hasta que tengan una consistencia más líquida y deshecha.
  3. Triturar el resultado en una licuadora. Debe quedar espesa y no muy líquida, así que no batas muy intensamente. Colocar en una salsera y ponle sal al gusto.
  4. Asar la cebolla cortada en gajos y añadir a la salsa. ¡Ya lo tienes!
leonor nieto garcia

Leonor Nieto García

¿El mejor plan? Salir de cañitas y pinchos. Periodista y Community Manager amante del buen comer, de compartir plato y experiencias y brindar con alegría por las cosas buenas.

Continúa leyendo