Vídeo de la semana

Cómo hacer un glaseado de jamón al horno

Fácil de hacer, y con un resultado delicioso, glasear jamón al horno es más sencillo de lo que piensas. Solo necesitas unos pocos ingredientes y algo de paciencia.

Cómo hacer un glaseado de jamón al horno
Foto: Istock

Hay quien afirma que la Navidad no estaría completa sin un delicioso jamón glaseado en el centro de la mesa. Un glaseado dulce y pegajoso, que contrasta a la perfección con el sabor salado del jamón.

Si piensas cocinar jamón durante esta temporada navideña, no hay duda que optar por el jamón glaseado, en lugar de únicamente asado, puede acabar convirtiéndose en una de las opciones más deliciosas.

Y es que basta con utilizar algunos ingredientes simples, que posiblemente todos tenemos en la despensa (como la miel, el azúcar moreno, el sirope de arce o la mostaza inglesa) para glasear nuestro jamón. No solo esto, también es posible añadir otros ingredientes únicos, como la canela molida o la pimienta de Jamaica.

Pero, ¿por dónde deberíamos empezar? Lo más recomendable es comenzar por una receta básica de jamón glaseado. Y, a partir de ahí, descubrir algunas de las opciones que te proponemos a continuación.

Receta básica de jamón glaseado

Receta básica de jamón glaseado
Foto: Istock

Ingredientes para el jamón:

  • 2 ½ kg de jamón sin ahumar, atado
  • 2 zanahorias picadas
  • 1 cebolla cortada por la mitad
  • 1 rama de apio, cortada en trozos grandes
  • 1 ramita de tomillo, 1 ramita de romero y 2 hojas de laurel (atados)
  • 1 cucharada de pimienta negra en grano
  • 1 cucharadita de clavo de olor

Ingredientes para el glaseado:

  • 70 g de miel
  • ½ cucharada de mostaza inglesa
  • 3 cucharadas de azúcar moreno fina

Elaboración:

Comenzamos poniendo el jamón en una cacerola grande y profunda. Pelamos la cebolla y la cortamos por la mitad, añadiéndola a la cacerola. Hacemos lo mismo con las zanahorias después de haberlas picado finamente, el apio, los clavos de olor y los granos de pimienta. Vertemos suficiente agua para cubrir el jamón, y llevamos a ebullición. Seguidamente, cubrimos con una tapa, bajamos a fuego lento, y cocinamos durante 1 hora y 15 minutos.

Pasado el tiempo, apagamos el fuego y dejamos que el jamón repose en el líquido durante 40 minutos.

Luego, retiramos el líquido (podemos reservar para elaborar un caldo o una sopa en cualquier otro momento), y dejamos que se enfríe completamente. Con cuidado, retiramos la capa gruesa de piel del jamón, y marcamos la grasa con un chillo afilado, haciendo un patrón entrecruzado.

Calentamos el horno a 200 ºC. Forramos una bandeja para asar con papel de aluminio, y colocamos el jamón sobre ella.

En un cuenco, mezclamos la miel, la mostaza y el azúcar. Y, seguidamente, untamos generosamente la mitad de esta mezcla sobre el jamón. Introducimos en el horno y asamos durante 15 minutos. Pasado este tiempo, añadimos el glaseado restante a lo largo de todo el jamón, volvemos a introducir en el horno, y horneamos durante 20 a 30 minutos, o hasta que esté pegajoso y dorado.

Finalmente, cuando haya adquirido esta tonalidad y textura, retiramos del horno y dejamos que se enfríe durante al menos 15 minutos. A partir de ahí, podemos empezar a cortar en suculentas rodajas.

Receta de jamón asado con jengibre y mermelada

Ingredientes:

  • 2 ½ kg de jamón sin ahumar, atado
  • 1 cebolla cortada por la mitad
  • 2 zanahorias, cortadas por la mitad
  • 2 ramas de apio, partidas por la mitad
  • 10 granos de pimienta negra molida
  • 500 ml de sidra de manzana
  • 500 ml de zumo de naranja
  • ½ manojo pequeño de perejil
  • 3 hojas de laurel

Ingredientes para el glaseado:

Elaboración:

Comenzamos poniendo el jamón en una cacerola grande, y lo cubrimos con abundante agua fría. Cocinamos llevando a ebullición. Una vez alcance este punto, retiramos del fuego y retiramos el agua y cualquier residuo.

Agregamos el zumo de naranja y la sidra a la cacerola, seguido nuevamente de suficiente agua hasta cubrir el jamón. Añadimos la cebolla, la zanahoria, el apio, el perejil y los granos de pimienta. Y cocinamos dejando que hierva lentamente. Luego, bajamos a fuego lento, volvemos a cubrir y cocinamos a fuego lento durante 1 hora y media, o hasta que la carne esté tierna. Cuando alcance esta consistencia, dejamos enfriar a temperatura ambiente.

Mientras tanto, calentamos el horno a 220 ºC. Retiramos la piel del jamón y el hilo, dejando la mayor cantidad posible de grasa, que deberemos marcar con un patrón entrecruzado, pero con cuidado de cortar la carne. Forramos una fuente para asar con papel de aluminio, y colocamos el jamón encima. 

En una cacerola pequeña calentamos el jugo de limón, la mermelada, el azúcar moreno, el anís estrellado y el jengibre, hasta que tanto el azúcar como la mermelada se hayan disuelto. Dejamos enfriar un poco, ya que esto ayudará a que el glaseado se espese.

Luego, extendemos el glaseado sobre el jamón. Introducimos en el horno, y horneamos durante 40 minutos, hasta que la carne esté brillante. Varias veces durante el proceso de cocción es ideal añadir el glaseado sobre él. Para terminar, deja que se enfríe fuera del horno antes de cortar en rodajas y servir.

También te puede interesar:
Christian Pérez

Christian Pérez

Editor de Gaia Media Magazines y creador de revistas como Natursan, Vegveggies o Saludablementebien. Creador de contenidos especializado en nutrición, lifestyle y salud. Y lo más importante: Papá de 2 niñas

Continúa leyendo