Vídeo de la semana

Cómo hacer una deliciosa quiche de calabaza y pollo paso a paso

Fácil de preparar, económica y muy sabrosa. Esta tarta salada lo tiene todo para que la añadas a tu recetario habitual. ¿Quieres aprender a prepararla? Te damos las claves.

La quiche es una deliciosa tarta salada originaria de Francia. Se prepara con una base de hojaldre y una mezcla de huevo y nata a la que se le añaden diferentes ingredientes. La más popular es la quiche Lorraine, pero lo cierto es que este plato es tan versátil que se adapta a todos los gustos.

No exageramos cuando te decimos que es muy versátil. Y es que la hemos visto preparada con salmón y salsa de champiñones, de acelgas y puerros, de cebolla y queso, de setas y brócoli, de espárragos... vaya, que por opciones no será. Nos declaramos fans de esta tarta salada como las que más, así que siempre estamos buscando nuevas maneras de prepararla.

Esta vez venimos a proponerte una quiche de pollo y calabaza aprovechando que esta última está en su mejor momento. Si no te gusta mucho la calabaza, no pasa nada porque puedes sustituirla por la verdura que prefieras, como por ejemplo calabacín. Esta quiche sirve como entrante, pero también se puede tomar de segundo plato si la acompañamos de una ensalada. Lo mejor de todo es que además de riquísima, es fácil de preparar y económica. 

El secreto de una buena quiche no es otro que hacer la masa en casa. El resultado que conseguiremos está a años luz del que lograremos con una masa de supermercado. Esta última también sirve, por supuesto, pero no es lo ideal. Tradicionalmente se utiliza masa quebrada, pero esta vez la modificaremos un poquito y vamos a prepararla con masa de hojaldre. 

¿Quieres aprender a hacer una quiche de pollo y calabaza casera? Pues toma nota.

Cómo preparar quiche de pollo y calabaza paso a paso

Ingredientes:

  • Pechuga de pollo
  • 1 cebolla
  • 250 g de calabaza
  • 1 masa de hojaldre
  • 3 huevos
  • 1 chorrito de leche
  • 1 brick de nata para cocinar
  • Queso rallado para gratinar
  • Sal
  • Pimienta 
  • Aceite de oliva

Lo primero que hay que hacer es pelar la calabaza y cortarla en daditos. Cuando los tengas, ponlos en una bandeja de horno sobre papel vegetal. Ponle por encima un chorro de aceite de oliva y salpimenta bien. Precalienta el horno a 185º y cuando esté caliente mete la calabaza dentro y deja que se haga durante 40 minutos, hasta que esté blanda. Sácala del horno y resérvala.

Puedes aprovechar el tiempo que tarda en hacerse la calabaza para picar y rehogar la cebolla en una sartén. Cuando esté doradita, sácala y resérvala. 

Ahora vamos con el pollo. Corta las pechugas en tiras y salpimienta bien. Fríela en la misma sartén que has usado para la cebolla, y cuando esté lista añade la calabaza y la cebolla.

Después bate los huevos, añade el chorrito de leche y el brick de nata líquida y salpimienta.

Unta la mantequilla en el molde para horno y espolvorea un poquito de harina para evitar que se pegue el hojaldre. Ve colocando la masa de hojaldre y pícala con un tenedor (de este modo no subirá al hornearse). Cúbrela con la mezcla que has preparado previamente compuesta por el pollo, la calabaza y la cebolla. Bate los huevos y viértelos por encima, y después cúbrelo todo bien con queso rallado.

Hornea a 185ºC durante unos 35-40 minutos. Cuando esté listo, déjalo reposar al menos media hora antes de servirlo.

Continúa leyendo