Vídeo de la semana

Cómo preparar salsa de curry fácil y deliciosa

Este aderezo originario de la India le da un toque muy exótico a pescados, carnes y aves. ¿Quieres aprender a hacerlo? Te damos las claves.

No sabríamos qué sería de muchos de nuestros platos sin una buena salsa como acompañamiento. Parece que no, pero una salsa bien hecha tiene el poder de elevar al séptimo cielo hasta la más anodina de las recetas. Hay para todos los gustos: dulces, picantes, agrias... Hoy nos centraremos en una de las más populares (y deliciosas), la salsa de curry.

Originario de la India, el curry es uno de los aderezos más utilizados hoy en día y queda bien en un montón de platos, ya sea un arroz, un plato de pasta, un guiso o incluso unas patatas fritas. Y no, el curry no es una salsa de nata con un poquito de "polvos naranjas", ¡a los indios les daría algo! De hecho, en Europa tenemos una concepción de este condimento totalmente diferente a la suya, que son los que verdaderamente saben del tema. En la India, un curry es un plato de pescado, verduras o carne cocinado con una salsa cremosa a la que por lo general se añade arroz. Vaya, lo que viene siendo un guiso. Sin embargo, nosotros entendemos por curry una mezcla de especias. 

La palabra curry viene de 'kari', que en Tamil (idioma que hablan en la etnia del sur de la India) significa salsa. Los platos que allí se preparaban solían contener una especia del árbol del curry, bastante potente y algo picante. Cuando los súbditos del Imperio Británico durante la época colonial probaron estos platos, adoraron su sabor y decidieron comercializarlo. Sin embargo, las hojas del árbol de curry pierden muy rápido su olor (en 72 horas), por lo que para potenciarlo lo mezclaban con otras especias. En la India, a esto le llaman Garam Massala, pero los ingleses decidieron llamarle a todas curry, y es lo que hoy conocemos como curry.

¿Quieres aprender a elaborar una buena salsa de curry? Vas a alucinar con lo fácil y rápida que es. ¡Apunta!

Ingredientes:

  • 200 g de cebolla
  • 2 dientes de ajo
  • 1 cucharada sopera de curry en polvo
  • 200 ml de leche de coco
  • 200 ml de caldo de pollo
  • 4 cucharadas soperas de aceite de oliva
  • Sal

Cómo preparar salsa de curry

Empieza pelando y picando los ajos y la cebolla. Cuando estén listos, pon un poco de aceite de oliva en un cazo y sofríelos bien hasta que la cebolla esté doradita. Acuérdate de echarle sal.

Una vez la cebolla esté en su punto, añade el curry en polvo con la leche de coco y el caldo de pollo, y cuécelo todo a fuego medio durante 15 minutos aproximadamente. 

El último paso es triturarlo todo bien en la batidora hasta que quede una consistencia de salsa. ¡Y ya está! No puede ser más fácil. Ya tienes el mejor acompañamiento para todos tus platos. Guárdala en la nevera y ten en cuenta que no dura más 3 o 4 días.

¿Necesitas ideas para incorporarla a tus platos?  La buena noticia es que va genial con cualquier carne que queramos, ya sea pollo (¿qué tal unas brochetas de pollo con salsa curry?), cerdo o cordero. Precisamente una de nuestras recetas favoritas son estas chuletas de cordero con salsa de curry y yogur para chuparse los dedos. También es ideal con pescados o mariscos, solo hay que ver la fotografía de arriba. Se nos hace la boca agua.

Continúa leyendo