Vídeo de la semana

Pechuga de pavo supersabrosa, he aquí el secreto

Tiene muy pocas grasas y bajo contenido calórico. La pechuga de pavo es un plato delicioso y saludable y que puedes preparar al horno sin grandes complicaciones. ¡Te contamos cómo!

Dentro de la industria cárnica, el pavo comparte protagonismo con el pollo debido a su bajo contenido calórico, así como por ser una poderosa fuente de proteínas y vitaminas del tipo B. Las características de ambas las convierten en un imprescindible en las dietas de deportistas y también de pérdida de peso, pero para nada son carnes aburridas, ¡más bien todo lo contrario! Eso sí, es importante señalar que el pavo tiene todavía menos grasa y que el valor biológico de sus proteínas es más alto que la carne de pollo. 

Normalmente consumimos el pavo en forma de fiambre o de filetes (la mayoría de las veces a la plancha, algunos ligeramente adobados), ¿pero qué hay del horno? El pavo al horno no solo está reservado a los americanos en Acción de Gracias, sino que es un plato que se puede adaptar al día a día y darle un toque más especial a nuestro menú, especialmente si vais a comer unos cuantos. La mitad de una pechuga de pavo, para que te sirva como referencia, será suficiente para 2-4 raciones y una entera serviría para seis.

Podrás encontrar la pechuga en formato roti (hecho un rollito y atado) o puedes atarla tú misma, cosa que funcionará si lo aprietas bien para que la carne quede bien compacta y tenga mejor aspecto cuando la trinches. No obstante, no tiene por qué ser un paso estrictamente necesario.

¿Cuánto tiempo cocino la pechuga?

En lo que se refiere a temperaturas y tiempos del horno, la pechuga de pavo asado tiene los mismos requisitos que un pavo asado entero, por lo que a una temperatura de unos 190º con la opción ventilador, necesitará unos 40 minutos por kilo de carne, más un 20 minutos adicionales para que termine de dorarse y darle un toque crujiente al final.

Receta de pechuga de pavo asado

Ingredientes (para 4 raciones):

  • 1 pechuga de pavo individual grande o 1 pechuga doble atada en un porro
  • 1 cebolla grande cortada en rodajas gruesas
  • 1 zanahoria, cortada en rodajas
  • 20 gramos de mantequilla a temperatura ambiente

Elaboración:

  1. Sacar la pechuga de pavo de la nevera y déjela a temperatura ambiente durante una hora. Calentar el horno a 180º con la opción del ventilador. Colocar una rejilla dentro de una bandeja del horno con la cebolla y la zanahoria debajo.
  2. Pesar la pechuga de pavo y calcula 40 minutos por kilo más 20 minutos adicionales.
  3. Frotar la mantequilla sobre la piel y sazona bien. Coloca la pechuga de pavo en la rejilla o apóyala sobre las verduras. Vierte suficiente agua para cubrir las verduras y cubre con papel de aluminio.
  4. Asar durante el tiempo asignado, quitando el papel de aluminio 20 minutos antes del final para que se dore la piel.
  5. Dejar reposar el pavo durante 20 minutos en un lugar cálido, ya que se seguirá cocinando. No comiences a trinchar antes porque si no se ‘escaparán’ todos los jugos.
  6. Después, sirve junto a las verduras. También combina a la perfección con salsas de frutos rojos.
leonor nieto garcia

Leonor Nieto García

¿El mejor plan? Salir de cañitas y pinchos. Periodista y Community Manager amante del buen comer, de compartir plato y experiencias y brindar con alegría por las cosas buenas.

Continúa leyendo

#}