3 platos altos en proteínas de Vikika Costa

De la mano de popular influencer deportiva te mostramos lo fácil que es preparar recetas caseras ricas y altas en proteínas.

Proteínas, grasas e hidratos de carbono son los grupos de nutrientes esenciales para el correcto desarrollo y funcionamiento de esa maquinaria que es nuestro cuerpo. En concreto, las proteínas son esenciales para cuestiones básicas como el fortalecimiento de huesos y músculos y el aporte de energía, entre otras muchas funciones.

A menudo existe confusión con las proteínas. Sobre todo, con cuándo tomarlas y en qué cantidad. Pero debes grabar a fuego en tu cabeza que si quieres comer “bien”; es decir, llevar una dieta saludable, las proteínas tienen que ser protagonistas de tu menú semanal. La cantidad dependerá de diferentes condicionantes, entre ellos tus características físicas y tus hábitos, ya que son más importantes si cabe cuando gastamos mucha energía a través de la actividad física intensa. Las proteínas, en este caso, ayudan especialmente a los músculos a recuperarse del esfuerzo. 

No es nada difícil incluirlas en la dieta con regularidad, ya que las proteínas están presentes en productos de origen animal como el pavo, el pollo, pescados como el atún o el salmón, o la carne de ternera. También en los huevos, que son ricos en estos macronutrientes, y en el marisco. En menor medida lo están también  en vegetales, siendo las legumbres las que más cantidad de proteínas aportan al organismo. Los frutos secos también son otra fuente proteica a tener en cuenta dada su versatilidad y su capacidad de adaptación a todas las comidas del día. 

Para que veas que comer sano con recetas caseras ricas en proteínas no es difícil, hemos decidido ponerte tres ejemplos concretos, de manera que te puedas inspirar al cocinar en casa. Para ello, hemos recurrido esta vez a Vikika Costa, la influencer más importante de nuestro país en cuestiones deportivas, de entrenamiento físico. Para una persona con su físico, las proteínas son imprescindibles, y por eso están muy presentes en la mayoría de platos sencillos saludables y ricos que comparte en sus canales oficiales. 

Estas tres recetas son un ejemplo de ello: 

Huevos rellenos

Algo tan sencillo como unos huevos rellenos son una de las recetas altas en proteínas que se pueden preparar en casa en un visto y no visto. Se suelen hacer con la yema del propio huevo que se rellena, tomate triturado (mejor que una salsa de tomate industrial) y atún, pero hay muchas versiones. Los de Vikika llevan pimienta y, como elemento especial, mostaza de Dijon, que añada a la mezcla mencionada. Y el atún, al natural, para que sea menos graso el contenido final del plato. 

Arepas con proteína de guisante

Por necesidad, para poder tener una dieta proteica lo más variada posible, Vikika suele encontrar recursos diferentes que combina juntos a ideas caseras clásicas. Dentro de las primeras se engloba esta receta, unas arepas elaboradas con proteína de guisante, una alternativa vegetal fantástica para dietas ricas en proteínas. Se elaboran con harina de maíz y ella las utiliza como base para desayunos, comidas, meriendas y cenas. El relleno dependerá de tus gustos, necesidades nutricionales y momento del día en el que las vayas a degustar. 

Salpicón de marisco

Sándwich de pollo, filetes rusos con arroz, salmón con verduras y arroz basmati, lasagna de pollo, espinacas y champiñones… la lista de propuestas caseras para dietas con alto contenido en proteínas de Vikika es muy larga y variada. Como tercera idea nos quedamos con esta versión sencilla del salpicón de marisco, que nos sirve para recordarte que también hay productos del mar que no son el atún o el salmón que son ricos en este macronutriente. Es el caso de los mejillones, por ejemplo, presentes en esta receta de Vikika Costa. Además, es muy saludable por su alto contenido en vegetales también.

Rubén García

Rubén García

Durante años me dediqué a la comunicación deportiva, pero me di cuenta a tiempo de que en mi otra gran pasión, la gastronomía, no era tan alto el riesgo de sufrir esguinces de tobillo. Ser "entrenador personal" del paladar es mucho más placentero. Yo me lo guiso, yo me lo como, y de paso lo comparto, porque las comidas inolvidables son las que se disfrutan en buena compañía.

Continúa leyendo