3 recetas para incluir el marisco en un menú especial

Si te encanta el marisco, no te pierdas estas originales recetas. Te damos tres formas muy variadas de consumir y disfrutar del marisco. Toma nota.

La familia de los mariscos es muy amplia y variada, a menudo se incluyen en ella los moluscos, equinodermos y crustáceos. El precio también variará, siendo los crustáceos los más caros, como es el caso del bogavante, el buey de mar, el centollo… respecto a los moluscos hay que destacar el abalón, el cual es muy preciado y exquisito, seguido por las ostras.  

El marisco aporta proteínas de alto valor biológico, ya que es rico en aminoácidos esenciales. Es rico en potasio, sodio y en hierro, encargados de cuidar y proteger el sistema muscular y el nervioso.

Si padeces de hipertensión o gota, debes tener especial cuidado con el consumo de este ingrediente, ya que eleva el ácido úrico. Si tienes el colesterol malo elevado, tampoco debes abusar de él, ya que sube los índices de colesterol

Si a ti también te encanta este ingrediente, no lo dudes y anímate con una de estas recetas (o con todas). ¡Te van a fascinar!

Salpicón de marisco a la oriental

Un entrante refrescante y repleto de sabor. Este salpicón de marisco a la oriental es perfecto para romper con la monotonía y servir un aperitivo diferente, con toques agridulces.

Ingredientes:

  • 300 g de langostinos congelados.
  • 200 g de cachetes de rape o de langosta.
  • Cebollino picado.
  • Una cucharada de semillas de sésamo.

Para la vinagreta:

  • 4 cucharadas de cebolla morada picada.
  • 4 cucharadas de pimiento rojo y verde picados.
  • 3 cucharadas de aceite de oliva.
  • Unas gotas de aceite de sésamo.
  • 1 cucharada de salsa de soja.
  • Unas gotas de vinagre de Jerez.
  • Unas gotas de zumo de lima o de limón.
  • Sal.

Elaboración:

  1. Una vez, descongelados los langostinos, cocerlos en abundante agua con sal (unos 2 minutos, dependiendo del tamaño). Pasarlos a una fuente con agua con hielo para romper la cocción; escurrirlos, pelarlos y retirarles el cordón intestinal que recorre su lomo, desde la cabeza a la cola.
  2. Limpiar los cachetes de rape y cocerlos en el mismo agua donde se cocieron los langostinos. Dejar que se enfríen.
  3. Cortar el rape y los langostinos en trozos del mismo tamaño y ponerlos en un bol o ensaladera de cristal.
  4. Preparar una vinagreta con el resto de los ingredientes (emplear las proporciones más adecuadas al gusto personal). Aliñar el salpicón unas dos horas antes de consumirlo y reservar en la nevera. Espolvorear con las semillas de sésamo y el cebollino picado antes de servir.

Crema de marisco

Una crema de marisco es lo mejor que hay para los días invernales. Su espesor, cremosidad y calor será un gran reconstituyente. Para esta crema hemos utilizado diversos mariscos y pescados, recuerda que para que tu crema quede más ligera y no parezca un puré es importante que no te olvides de la nata para cocinar o de aligerarla con caldo de pescado. Esta le dará ligereza y cremosidad al plato y un sabor más suave y exquisito.  

Ingredientes:

  • 500 gr. de huesos de rape
  • 8 cangrejos de mar
  • 500 gr. de gambas arroceras
  • 3 cebollas grandes
  • 1 pimiento rojo
  • 1 pimiento verde
  • 1 diente de ajo
  • 150 gr. de tomate frito
  • 50 ml de brandy
  • 4 cucharadas de almendras
  • 1 cucharada de pimentón dulce de La Vera
  • 100 ml de nata
  • Aceite de oliva
  • Sal
  • Pimienta
  • Cebollino picado.

Elaboración:

  1. Pelar las gambas y reservar por separado las cabezas, las cáscaras y las colas limpias.
  2. Asar en el horno precalentado a 250 ºC los huesos de rape con las cabezas y las pieles de las gambas hasta que estén bien dorados.
  3. Rehogar en aceite la cebolla, los pimientos y el ajo picados. Espolvorear con el pimentón; dar unas vueltas, mojar con el brandy y flambear.
  4. Agregar los huesos de rape dorados, los cangrejos limpios y la salsa de tomate.
  5. Cubrir con agua y dejar que hierva durante 1 hora.
  6. Triturar todo bien y pasarlo por el chino para obtener una crema bien fina.
  7. Añadir la nata y las almendras previamente fritas.
  8. Pasar por la batidora para que quede fino y reservar.
  9. Antes de servir, calentar la crema, añadir las colas de las gambas y dejar que dé un ligero hervor.
  10. Salpimentar y espolvorear con cebollino.

Langosta a la pimienta verde con piña caramelizada

Finaliza tu menú de marisco con este delicioso segundo. Un plato exótico que será el centro de todas las miradas, su presentación es de los más visual y su sabor y textura exquisita.

Ingredientes:

  • 2 langostas de 800 g cada una
  • 1 piña pequeña
  • 50 g de mantequilla
  • 2 dl de caldo de marisco concentrado
  • 1 dl de jugo de piña
  • 1 dl de vino blanco seco
  • 2 dl de aceite de oliva
  • 2 cucharadas de pimienta verde en grano
  • 3 cucharadas de azúcar
  • Pimienta molida
  • Sal.

Elaboración:

  1. Escaldar las langostas durante 5 minutos en agua hirviendo con sal. Retirar del fuego y escurrir.
  2. Separar la cabeza de la cola y la carne del caparazón.
  3. Cortar las colas en rodajas y reservar en la nevera.
  4. Trocear las carcasas y las patas de las langostas y saltearlas en ½ dl de aceite durante 5 minutos a fuego vivo.
  5. Salpimentar.
  6. Agregar el caldo de marisco, el vino blanco y el jugo de la piña.
  7. Cuando rompa a hervir, bajar el fuego y continuar la cocción durante 15 minutos.
  8. Pasar el conjunto por un colador y ponerlo en un cazo.
  9. Agregar los granos de pimienta verde enteros y rectificar la sazón.
  10. Pelar la piña y formar unas bolas.
  11. En una sartén, derretir la mantequilla con el azúcar y caramelizar las bolas de piña.
  12. Calentar el aceite restante y dorar las rodajas de langosta a fuego vivo durante 2 minutos.
  13. Disponer la langosta en los platos, adornar con la piña y napar ligeramente con la salsa.

¿Qué te parecen estas recetas de marisco? Son completamente diferentes y te harán disfrutar del marisco en sus distintas versiones. Un menú rico en sabor y nutrientes.

Tamara Fernández

Tamara Fernández

Periodista en potencia y amante de la comunicación. Me encanta viajar, conocer rincones recónditos acompañada siempre de mi móvil y de un buen libro. Apasionada de la nutrición y la gastronomía y buscando siempre nuevos sabores y experiencias para el paladar. Creciendo como profesional y como persona día a día.

Continúa leyendo