Tres recetas veganas que te sorprenderán por su sabor

Olvídate de prejuicios y disfruta de una buena mesa con estos tres platos que son 100 % veganos y absolutamente deliciosos. ¿Quién dijo que ambos conceptos no podían estar unidos?

recetas
Las verduras son la base de estas recetas (Foto: iStock)

Al ser humano le cuesta mucho remover sus cimientos para replantearse las cosas que una vez pensó y asimiló. Nos ocurre en muchísimos ámbitos de la vida, y el culinario es otro de ellos. De lo contrario, ya habríamos dejado de escuchar comentarios acerca de lo sosa o aburrida que es la cocina vegana, una variante de la que hay recetas que son auténticos manjares. 

Claro que puede ser aburrida este tipo de comida, pero tanto como lo es una carne vuelta y vuelta si no es de excelente calidad. Todo en gastronomía es cómo se combine y de qué forma se cocine. Y no, no es necesario acudir a ningún restaurante a disfrutar con la cocina libre de materia prima animal, pese a que es también muy recomendable ya que cada vez es mayor y de más calidad la oferta. Basta con ser un poco original y creativo, y pensar en ingredientes de origen vegetal que puedan crecer en sabor si están cocinados juntos en el mismo plato. 

Nosotras nos hemos propuesto demostrar a todas aquellas personas que siguen inamovibles en su postura acerca de este tipo de comida que están equivocadas, y que con menos de una hora en la cocina pueden elaborar recetas tan ricas solamente con verduras, hortalizas y frutas. ¿Cómo te vamos a convencer de ello? Muy sencillo, con platos totalmente diferentes entre sí que son versátiles, se ajustan bien a los gustos personales, saludables  y, por supuesto, muy sabrosas.

 

Arroz con berenjena, tomate y aceite de albahaca

Arroz con aceite de albahaca
Arroz con aceite de albahaca (Foto: iStock)

Siempre que pensamos en cocinar arroz lo hacemos valorando si hacerlo con alguna carne como el pollo o el conejo, las clásicas, o en cambio apostar por el mar y sus riquezas, pero muy pocas ocasiones nos planteamos no incorporar algún alimento de origen animal. Sin embargo, existen arroces de verduras excelentes, y este es uno de ellos. 

Prepara un buen aceite de albahaca triturando hojas frescas con aceite de oliva virgen extra. Esto es personal, pero cuanto más untuoso, casi que se parezca más a una crema, más intenso es de sabor, y por lo tanto más impacto tendrá en un plato en el que su aporte de sabor y frescura es clave. Resérvalo una vez lo tengas porque será, junto a los tomates cherries, partidos por la mitad, lo último que incorpores a la receta. 

Por otro lado, sofríe una cebolla bien picada y añade la berenjena también cortada en tacos pequeños para que no sea mucho más grande que los granos de arroz y produzca una sensación extraña en boca. Cocina la mezcla a fuego lento para que doren sin prisa y cuando estén listas añade el arroz para cocinarlo a la manera clásica. Riégalo con un buen caldo de verduras y deja que cocine el tiempo que sea necesario en base a la variedad del cereal utilizada. Cuando le resten apenas 3-4 minutos para estar listo, añade los cherries y por último, cuando ya esté consumido casi todo el caldo, haz lo propio con el aceite de albahaca. Remueve todo y verás que sabor tan rico e intenso tiene este plato libre de ingredientes de origen animal, ni siquiera en el caldo. 

Cuscús de verduras

Cuscus de verduras
Cuscús de verduras (foto: iStock)

Lo mejor de esta receta de origen árabe es que, aunque tenga una versión más canónica, es totalmente adaptable al gusto de cada uno y a la verduras de temporada que sean protagonistas cuando lo vayas a cocinar. Hay algunas como la calabaza que le van genial porque ofrecen al plato un contrapunto dulce de forma saludable, algo que de no recurrir a ella puedes aportarle al plato incluyendo en él pasas. Si la combinación de dulce y salado te gusta mucho, incluye ambos ingredientes porque no son incompatibles.

Por lo demás, zanahoria, calabacín, cebolla y berenjena son las verduras con las que puedes hacer este plato en cualquier época del año. Pero, como te decíamos al comienzo, puedes variarlas a tu gusto, al igual que ajustar las cantidades en función de cuál te guste más. 

La clave para conseguir mucho sabor pese a ser un plato vegano es que sean de calidad, y que utilicen bien el recurso de las especias exóticas. Cilantro, cúrcuma, curry, canela, pimienta negra, comino y jengibre son las que mejor pueden encajar entre ellas. 

Aunque la receta original se hace en un recipiente específico, puedes cocer todas las verduras troceadas en una olla junto con caldo de verduras, las especias y garbanzos. En otra olla, hidrata el cuscús y, cuando esté listo, añade una cucharada de mantequilla y remuévela bien por toda la sémola con la mano. Sirve primero el cuscús y sobre él las verduras, mezcla todo y ¡a disfrutar!

Pasta con boloñesa de lentejas

Pasta
Pasta casera (foto: iStock)

Ya es hora de darle una vuelta a las clásicas recetas de pasta casera, ¿no? Pocos alimentos son más agradecidos que la joya favorita de Italia, y te lo vamos a demostrar con esta receta vegetal. Aunque la hemos bautizado con salsa bolognesa, no tiene ni pizca de carne. 

En realidad, se trata de un guiso tradicional en el que las lentejas y las especias juegan un papel fundamental. Es muy divertida porque vas a descubrir otra cara de esta legumbre, a la que apenas hemos sacado de su versión tradicional para incluirla en algunas ensaladas. Por cierto, antes de empezar con la receta, un buen truco es que cocines más cantidad de la necesaria porque queda muy bien después de haber sido congelada. 

Pocha un par de dientes de ajos y una cebolla bien picados con un buen aceite de oliva virgen extra. A continuación, después de darle su tiempo como siempre a la cebolla, añade zanahoria y apio, también picados. En este punto tienes que incluir también a la mezcla la especie que más te guste, siendo el orégano la que más nos gusta de las que hemos probado -no es una receta cerrada, se adapta bien al gusto de cada  uno-. Cuando poche todo unos minutos más, incorpora las setas y vuelve a dejar que se cocine sin prisa. De nuevo, la variedad de setas es otro punto del camino en el que cada uno puede escoger su favorita, como por ejemplo el shitake o el champiñón, dos variedades que hemos probado en esta receta con excelente resultado en ambos casos. 

Cuando las setas cambien de color, baña la mezcla con un buen chorro de vino blanco y deja que evapore el alcohol antes de afrontar la fase final del guiso, que consiste en incorporar tomate triturado, albahaca fresca y las lentejas, que ya estaban en remojo desde la noche anterior. No olvides comprobar el punto de sal y añadir pimienta si te gusta el toque que le da a estas recetas. Cubre todo con agua o caldo de verduras y deja que todo cocine tapado y a fuego lento una vez que haya roto a hervir. Pasados 40 minutos aproximadamente tendrás un acompañamiento excelente para tu tipo de pasta favorita.

Ya solo te falta probarlas en casa para comprobar que estábamos en lo cierto. ¡Que aproveche!

Continúa leyendo