Mero con navajas y salsa de rúcula

Un plato de escaso valor calórico - tanto el mero como las navajas aportan pocas calorías-,  pero digno del mejor chef , para comenzar la operación bikini.

Tiempo de preparación: 30 minutos
Tiempo de cocción: 15 minutos
3 comensales
Tipo de receta: Marisco
Light
Sin gluten

Ingredientes:

- 4 filetes de mero 

- 75 g de rúcula

- 1 diente de ajo

- 1/2 cucharada de miel

- 50 ml de aceite de girasol

- 4 cucharadas de aceite de oliva

- 8 navajas

- 1 limón

- Pimienta

- Sal

Elaboración:

1. Salpimentar el pescado. Poner las navajas un rato en remojo de agua fría con sal.

2. Blanquear la rúcula –reservar algunas hojas para la decoración final del plato- en agua hirviendo durante unos 30 segundos; escurrirla y refrescarla en agua con hielo.

3. Pelar el diente de ajo. Poner en el vaso de la batidora la miel, el diente de ajo, el aceite de girasol, sal, una pizca de pimienta y la rúcula, previamente escurrida y secada. Triturar hasta obtener una salsa emulsionada.

4. Calentar el aceite de oliva en una sartén antiadherente y marcar el mero por ambos lados.

5. Hacer las navajas en el mismo aceite. Pasarlas junto con el pescado a los platos y servir con la salsa de rúcula. Decorar con las hojas de rúcula reservadas ligeramente fritas y acompañar con el limón cortado en cuartos.

 

Plus nutrición: este plato, por su bajo aporte calórico, está recomendado en dietas y para mantener una alimentación saludable y equilibrada. El mero es un pescado semigraso (6 g de grasa por cada 100 g de carne) que nos aporta proteínas de alto valor biológico, vitaminas del grupo B (B2, B3, B6, B9 y B12) y  vitamina E -con acción antioxidante-. En cuanto a minerales, contiene potasio, fósforo y magnesio. Aporta unas 120 kcal. por cada 100 g consumidos.

Las navajas, como todos los moluscos, destacan por su aporte de proteínas y aminoácidos esenciales, vitamina A y vitaminas del complejo B, además  de por su alto contenido en zinc, hierro, yodo y potasio. La rúcula por su parte, es muy rica en carotenos y vitamina C.

 

Realización de la receta: Ana de Letamendía. Foto: Fernando Ramajo.

Continúa leyendo nuestras recetas...