Perdiz estofada con chocolate

¿Tienes una comida o cena especial? Prepara esta perdiz estofada con chocolate y sorprende a tus invitados. Además es ligera y el chocolate le da un toque muy interesante a este guiso.

Ingredientes:

  • 2 perdices
  • 1 puerro
  • 1 pimiento verde
  • 2 zanahorias
  • 1 cebolla
  • 2 onzas de chocolate negro
  • 2 hojas de laurel
  • 2 dl de aceite de oliva
  • 1 dl de vino blanco
  • 1 hoja de laurel
  • 1 cucharada de orégano
  • 1 cucharadita de granos de pimienta
  • Sal.
Tiempo de preparación: 15 minutos
Tiempo de cocción: 90 minutos
Económica
4 comensales
Tipo de receta: Carnes

Elaboración:

  1. Limpiar las perdices, pasarlas por agua, escurrir y secar muy bien.
  2. Salpimentar por dentro y bridarlas para que no se deshagan.
  3. Calentar ½ dl de aceite en una sartén y dorar las perdices por todos los lados.
  4. Lavar y picar el puerro, el pimiento verde (sin hebras ni pepitas), las zanahorias y la cebolla.
  5. Calentar 1 dl de aceite en una cacerola y rehogar las verduras preparadas sin que cojan color.
  6. Incorporar las perdices y agregar la hoja de laurel, el orégano y los granos de pimienta.
  7. Mojar con el vino blanco y cubrir con agua.
  8. Cocer a fuego suave hasta que las perdices estén tiernas.
  9. Agregar el chocolate negro rallado y mezclar.
  10. Retirar las perdices de la cacerola y partirlas por la mitad.
  11. Servirlas con las verduras y el jugo de la cocción.

Más cosas sobre esta perdiz estofada con chocolate:

¿Nunca te has atrevido a conocer perdices? Pues no lo dudes y prueba esta receta ligera y muy sabrosa. Se trata de un plato perfecto para pequeñas reuniones o para una cena o comida especial.

La perdiz, es un ave de mediano tamaño, no migratoria que habita en los montes y campos de la región. Es considerada carne de caza y dentro de este grupo es diferenciada como carne de pluma.

La carne de perdiz es una carne blanca, por su bajo contenido en grasa y es rica en proteínas de alto valor biológico. Sus principales minerales son el fósforo, el hierro y el selenio, éste último refuerza el sistema inmunológico y previene enfermedades cardiovasculares. Es además un potente antioxidante que previene el envejecimiento precoz y protege frente a otras enfermedades. Es rica en vitaminas B3 y B6.

No hay que olvidarse de la parte más exótica de la receta: el chocolate. Los guisos con fondos potentes son perfectos para terminarlos con un punto de chocolate negro con un alto % en materia grasa. 

Entre las principales propiedades nutricionales de este ingrediente destacan loss minerales y vitaminas, fósforo, hierro, magnesio, potasio, zinc, cobre, manganeso; y vitaminas A, B1, B2, B3, C, E.

Este guiso es perfecto para un día de invierno en el que quieres sorprender a tus invitados con estofado diferente. A la hora de preparar este guiso es clave sofreír muy bien las verduras a fuego bajo, sin que cojan color, pero que se cocinen bien (es uno de los secretos para que los guisos tengan unas salsas deliciosas), después también es importante en el momento de cubrir las perdices para que cuezan, no pasarte de agua, que quede a ras.

En el momento en que estén bien tiernas, puedes sacar las perdices y si quieres una salsa espesa sin encontrarte ningún trocito de verdura, puedes triturar la salsa y reducirla a fuego vivo hasta que esté a tu gusto.

Después ya incorporas de nuevo las perdices, rallas el chocolate, mezclas todo y te preparas para disfrutar de un guiso de invierno de esos de nota. 

Continúa leyendo nuestras recetas...