Pollo relleno trufado

Una receta deliciosa, fácil de hacer y para sorprender. Con este pollo trufado dejarás a tus comensales con la boca abierta.

Ingredientes:

  • 1 pollo de corral deshuesado
  • 500 g de magro de ternera picada
  • 250 g de magro de cerdo picado
  • 150 g de jamón serrano
  • 150 g de tocino fresco
  • 1 cucharada de pan rallado
  • 1 lata de trufa
  • 2 huevos
  • 1 dl de vino oloroso
  • 2 puerros
  • 2 zanahorias
  • 1 cebolla
  • Pimienta
  • Sal.

Para la ensalada: 

  • 100 g de espinacas 
  • 1 pepino
  • 1 dl de aceite de oliva virgen
  • 1 cucharada de vinagre de vino de jerez
  • 1 cucharadita de pimienta en grano
  • Sal. 
Tiempo de preparación: 30 minutos
Tiempo de cocción: 75 minutos
Económica
4 comensales
Tipo de receta: Carnes
Light

Elaboración:

  1. Poner las carnes picadas en un recipiente y agregar el pan rallado, los huevos, el vino oloroso, el jugo de la trufa, pimienta y sal.
  2. Mezclar bien los ingredientes.
  3. Cortar en tiras el jamón y el tocino y laminar las trufas.
  4. En un plato grande, colocar una capa de relleno preparado, cubrir con la mitad de las tiras de jamón y de tocino y la trufa cortada en láminas.
  5. Cubrir con otra capa de relleno, otra de tiras y terminar con relleno. Introducir en el pollo deshuesado y coser las aberturas.
  6. Envolver el pollo en un paño blanco.
  7. Atar los extremos y colocar el pollo trufado en una cacerola.
  8. Agregar las verduras troceadas y cubrir de agua fría.
  9. Cocer 80 minutos a fuego medio.
  10. Sacar de la cacerola y poner en una mesa con una tabla y unos pesos encima durante 5 horas para prensarlo.
  11. Retirar el paño y meter en la nevera 8 horas.
  12. Lavar las espinacas y escurrir.
  13. Cortar el pepino en rodajas.
  14. Batir el vinagre con la sal y el aceite.
  15. Incorporar los granos de pimienta.
  16. Filetear el pollo y servir con la ensalada y la vinagreta.

¿Qué debes saber sobre el pollo de corral trufado?

El pollo es uno de los alimentos que mayor demanda tienen en el mercado. Debido a su alto poder nutritivo, su bajo contenido en grasas y su precio. Ofrece un sinfín de posibilidades culinarias, podemos cocinarlo al horno, a la plancha, frito, rebozado, trocearlo y añadirlo a una ensalada… Suele ser una de las carnes favoritas por los niños, debido a su sabor ligero y a su carne tierna y magra.

Pertenece al grupo de las carnes blancas, ya que apenas posee grasas. En la actualidad podemos distinguir tres tipos de pollos:

Pollos de granja: viven y crecen encerrados en jaulas y su alimentación es pienso industrial. No pueden caminarn por lo que almacenan más grasa y sus músculos no se desarrollan apenas. Suele vivir hasta los 35 – 50 días.

Pollos campero: crecen en semi – libertad, están encerrados pero diariamente salen de la jaula y caminan por el campo. Su alimentación es a base de pienso industrial, pero también comen trigo, maíz, cebada… Su nivel de vida es mejor ya que no están constantemente encerrados. Viven hasta los 90 días.

Pollos ecológico: su vida se desarrolla en total libertad, no hay jaulas ni piensos industriales. El pollo ecológico come lo que obtiene de la naturaleza: maíz, insectos, trigo… Su musculatura está más definida que la de los pollos industriales y su nivel de grasa es bastante inferior. Vive hasta los 81 días.

Esto repercute en la calidad y el sabor de la carne. Lo ideal es optar por un pollo campero o ecológico para preparar esta receta. Es fundamental pedirle al carnicero que deshuese el ave, ya que hacerlo en casa es más complicado. Por lo demás, este plato no tiene mayor complicación que mezclar los ingredientes y rellenar el pollo. ¡El resultado merece mucho la pena! Es una auténtica delicia.

Continúa leyendo nuestras recetas...