Caldo parmesano con kale y judías: una sopa original que te conquistará

Esta receta caliente y fácil de preparar te reconfortará en los días de más frío. ¡Su sabor te encantará!

Ahora que estamos en otoño y el invierno ya asoma por nuestra ventana -con días más oscuros y cada vez más largos y fríos- no se nos ocurre una forma mejor de entrar en calor que con un buen caldo casero caliente. Las sopas tienen un poder reconfortante espectacular, y por ello son uno de nuestros platos preferidos en esta época del año. 

Se pueden elaborar sopas, cremas y caldos con infinidad de ingredientes (de patata, de calabaza, de espárragos, de marisco…) aunque ahora te proponemos una receta que seguramente, no habías oído -ni probado- nunca: un caldo con queso parmesano rallado, kale (sí, el superalimento, también conocido como col rizada) y judías blancas. Este original plato te conquistará. ¡Y lo mejor de todo es que se prepara en menos de 30 minutos de una forma muy fácil! Toma nota de la que será, sin duda, tu nueva receta favorita esta temporada.

Ingredientes que necesitas:

  • 300 gramos de judías blancas cocidas
  • Media cebolla
  • 2 ajos
  • 1 zanahoria
  • 1 patata
  • 1 hoja de laurel
  • 1 cucharada de romero fresco picado
  • 750 ml. de caldo de verduras
  • 300 ml. de agua
  • 80 gramos de parmesano rallado
  • 4 hojas de kalle
  • Sal y pimienta
  • Aceite de oliva

Paso a paso

Para empezar pela y corta en daditos todos los vegetales: la zanahoria, la patata y la media cebolla. Pica también, en trozos muy pequeños, los dos dientes de ajo.

Pon una cacerola al fuego medio con un chorrito de aceite de oliva. Después añade la zanahoria, la patata, la cebolla, el ajo, la hoja de laurel y el romero. Deja que todos los ingredientes se sofrían bien durante unos 10 minutos. Pasado este tiempo, añade el caldo de verduras y el agua lentamente, y sube el fuego hasta que el caldo empiece a hervir, aproximadamente durante unos 15 minutos.

Lava y corta el kale y corta las hojas en trozos muy pequeños. Añade la col a la cacerola, junto con un poco de queso parmesano rallado. Cuece la sopa, removiéndola durante otros 10 minutos.

Para terminar añade las alubias cocidas. Salpimenta al gusto, remueve un par de minutos para que todos los ingredientes se integren… ¡y listo! Sirve el caldo recién hecho y bien caliente, acompañado, si quieres, de unos croutons crujientes, unos trocitos de chorizo o de una rebanada de pan de ajo. ¡Te encantará el resultado! Y te ayudará a entrar en calor...

También te puede interesar:

Continúa leyendo