Vídeo de la semana

Sopa de guisantes: prepara un entrante lleno de sabor

De color verde intenso, esta crema baja en calorías y llena de nutrientes está deliciosa. ¡Pruébala en días de otoño!

sopa de guisantes
iStock

Si nos lees desde hace tiempo, ya sabrás que pocas cosas nos gustan más en el otoño que disfrutar de una buena sopa o de una crema caliente. Estos entrantes son ligeros y muy fáciles de preparar, pero están llenos de sabor y son muy reconfortantes, sobre todo en los días de más frío.

Ya te hemos contado cómo preparar una clásica crema de calabaza (el plato estrella de este mes de octubre), una sopa de zanahoria de una preciosa tonalidad naranja... y ahora te proponemos otra receta de otro color totalmente distinto: verde. Una crema de guisantes de lo más saludable y sabrosa, con pocas calorías, pero llena de nutrientes como la vitamina A o la vitamina C y que asentará tu cuerpo cuando más lo necesites. ¿Interesada en aprender a preparar este delicioso primer plato? ¡Te contamos su receta, es muy fácil!

Ingredientes:

  • 300 gramos de guisantes
  • 2 cucharadas de aceite de oliva
  • Una cebolla grande picada
  • 1 puerro mediano picado
  • 1  tallo de apio picado
  • 2 dientes de ajo picados
  • 1 patata
  • 1 hueso de jamón
  • 80 gramos de jamón serrano
  • Sal y pimenta
  • Laurel y tomillo
  • 500 ml de caldo de verduras
  • 3 cucharadas de leche evaporada o nata.

Cómo preparar sopa de guisantes

Pon una olla al fuego medio y sofríe en ella, con un poco de aceite de oliva, la cebolla, el apio, el puerro y el ajo bien picados. Mientras tanto, lava y pela una patata y métela en el microondas durante 5 minutos para que se ablande. Pasado este tiempo saca la patata del horno y añádela a la olla con el sofrito, junto con los guisantes (mucho mejor si son congelados, que tienen más sabor), el caldo de verduras y el trozo de hueso de jamón.

Cocina todos los ingredientes durante unos 15 minutos y pasado ese tiempo, saca el hueso de jamón de la olla. Con una batidora de mano eléctrica tritura todo el contenido de la olla durante un par de minutos, añadiendo también las cucharadas de leche evaporada o la nata a la mezcla, hasta que consigas una crema fina y homogénea. ¡Y listo!

Sirve la sopa bien caliente, añadiendo un par de guisantes y unos trocitos de jamón por encima a modo decorativo. También puedes añadir unos croutons o picatostes al plato para darle un toque crujiente de lo más delicioso ¡Y a disfrutar de la crema!

Continúa leyendo