Sopa de tomates asados y cheddar: una combinación estrella

Esta reconfortante crema de sabor intenso se convertirá en una de tus favoritas. ¡Y es super sana! Así se prepara de forma fácil.

Sopa de guisantes, sopa de brócoli, sopa de patata, sopa de calabaza, sopa de judías… cremas y caldos hay muchos, tantos como alimentos. Estas elaboraciones de cuchara calientes triunfan en los meses de invierno, no sólo por lo fáciles que son de preparar o por su valor nutricional, si no por su poder reconfortante. Y es que estarás de acuerdo con nosotras cuando decimos que pocas cosas hay que apetezcan más -y que asienten mejor el cuerpo cuando hace frío- que una pequeña sopa o crema recién hecha.

En esta ocasión te proponemos una receta de lo más original para combatir las bajas temperaturas: una sopa de tomates asados con queso cheddar. Un plato que combina dos ingredientes de sabores intensos que te conquistará. Se prepara en muy poco tiempo y el resultado es espectacular. ¡Toma nota!

Ingredientes que necesitas:

  • 6 Tomates maduros
  • 2 Pimientos medianos grandes
  • 4 Dientes de ajo enteros cortados en láminas finas
  • Cuatro cucharaditas de aceite de oliva
  • Una pizca de sal
  • Una pizca de pimienta
  • 1 cebolla blanca picada
  • 1 cucharadita de tomillo 
  • 3 Tazas de agua
  • 1 Ramita de laurel
  • Una tazita con queso cheddar ahumado y rallado
  • Hojas de albahaca para decorar

Cómo preparar esta deliciosa crema

Para empezar precalienta el horno a unos 190ºC. Corta los tomates en cuatro trocitos y haz lo mismo con los pimientos. Colócalos sobre una bandeja de hornear junto a las láminas finas de ajo y espolvoréalos con 3 cucharadas de aceite de oliva. Sazona también con la pizca de sal, la pimienta y el tomillo, y mete la bandeja al horno durante unos 30 minutos para que los vegetales se asen y se tuesten bien. 

Pasado este tiempo, en una olla calienta la cucharada de aceite de oliva restante y añade la cebolla bien picada. Sofríe la cebolla hasta que esté translúcida y en este paso incorpora los tomates y los pimientos asados. Añade las tazas de agua y la hoja de laurel a la olla y si es necesario, sazona de nuevo. 

Remueve los ingredientes y cocina la crema durante unos 5 minutos. Después, retira la olla del fuego y pasa toda la mezcla por una licuadora o batidora eléctrica, hasta que consigas una crema espesa y uniforme. Para terminar, sirve la sopa en platos individuales, esparciendo el queso cheddar ahumado por encima. También puedes decorar los platos con una hojita de albahaca fresca y un chorrito de aceite de oliva.

Continúa leyendo