Vídeo de la semana

Sopas de invierno para salir de las tradicionales

Compartimos contigo algunas ideas originales para que veas que hay vida más allá de los fideos.

Sopa
Depositphotos

El gazpacho, el salmorejo, la mazmorra cordobesa y cualquier otra de las muchas cremas frías que degustas en verano casi con ansiedad dejan de apetecer en cuanto llega el frío. Siguen estando buenísimas, pero no entran igual. En cambio, una sopa caliente sabe a gloria, ¿verdad?

Pues imagina que le das un toque original a la sopa. Que la de fideos de toda la vida está rica, no hay duda, pero hay tantas opciones para hacer sopa en invierno de un modo original como cremas en verano. 

Además, la ventaja de la comida caliente es que a los peques les suele gustar más, así que la sopa es ideal para que no solo coman caliente y rico, sino también de forma muy nutritiva. Y al mismo tiempo es un plato perfecto para que abran su mente a nivel gastronómico y vean que no todo lo que se llama sopa es la de fideos y caldo igual que no todas las pastas son los macarrones con chorizo. 

Estas cinco, algunas tradicionales, otras exóticas y alguna más muy original, son prueba de ello.

Sopa de verduras

Hay muchísimas versiones de la sopa de verduras, y una de las más originales es esta versión del chef Gennaro Contaldo, mentor de Jamie Oliver: caldo de verduras, cebada en vez de fideos, patata, tomate, cebolla y una verdura de hoja verde. Él utiliza cavolo nero, una especie de col, pero puedes hacerla con espinacas, por ejemplo. Y al final, si te atreves, ralla parmesano por encima. Y sí, es una sopa. ¡Riquísima!

Sopa de cocido con ropa vieja

La más básica que existe en nuestra gastronomía pero con un poquito más de alimento. Guarda parte de la ropa vieja desmigada, incluidos garbanzos y repollo, y un poquito de caldo. Puedes congelarlo y cualquier día que te apetezca recuperar ambas cosas y hacer una sopa con ropa vieja rápida y muy sabrosa.

Sopa wonton

Ya que recientemente te dimos las claves para preparar esta sopa wonton de origen chino en el que la clave, junto al caldo, son los paquetitos de pasta wonton rellenos de carne, qué mejor que sacarla a la palestra en este tema dedicado a las sopas de invierno.

Sopa de cebolla

Como nuestra sopa de ajo, la sopa de cebolla es una versión francesa de este plato típico invernal. La clave es que en la base incluyen su preciada mantequilla y utilizan generalmente cebollas dulces, aunque puedes usar otra variedad si lo prefieres. Dejar que la cebolla se haga muy bien es un paso clave para que el plato, que puedes rematar con pan tostado, esté de diez. 

Sopa de alubias blancas y verduras

No es lo mismo que el guiso de judías blancas, donde queda más trabado el plato. En este caso es un buen caldo de verduras o de pollo en el que se sustituyen los fideos por esta legumbre y se aprovecha también una base de patata y verduras como las zanahorias y el apio para hacer una sopa muy nutritiva.  

Rubén García

Rubén García

Durante años me dediqué a la comunicación deportiva, pero me di cuenta a tiempo de que en mi otra gran pasión, la gastronomía, no era tan alto el riesgo de sufrir esguinces de tobillo. Ser "entrenador personal" del paladar es mucho más placentero. Yo me lo guiso, yo me lo como, y de paso lo comparto, porque las comidas inolvidables son las que se disfrutan en buena compañía.

Continúa leyendo

#}