Lo más dulce

Cómo hacer mermelada casera

¿Te ha sobrado fruta y no sabes cómo aprovecharla? Toma nota de estos trucos infalibles para hacer la mejor mermelada casera.

Además de ser un complemento perfecto para el desayuno, podrás disfrutar de una buena mermelada casera para decorar tus tartas, rellenar unos crepes, servirla con unas tostas untadas con paté, e incluso añadirla a una vinagreta para aportarle un agradable sabor a fruta fresca. También hacer mermelada es una de las mejores formas de aprovechar esa fruta que ya lleva mucho tiempo en la nevera y está demasiado madura para comerse a bocados. Aprovecha la fruta de temporada que haya disponible en el mercado y transfórmala en una deliciosa mermelada que podrás disfrutar tanto en el desayuno como en la merienda. ¿La ventaja? Podrás conservarla bastante tiempo si sigues nuestros consejos y así disfrutarla durante los próximos meses. Si quieres triunfar en casa preparando tu propia mermelada, toma nota de nuestros consejos para que te quede buenísima.

1. Elije ingredientes de calidad

Que la fruta esté algo más madura de la cuenta no quiere decir que no se a de buena calidad. Es imprescindible si quieres buenos resultados, hacerte con una buena fruta que sea de temporada para que esté en su punto óptimo de maduración. A la hora de elegir la pieza de fruta adecuada, asegúrate de que no esté ni demasiado blanda, ni demasiado dura, de lo contrario, la mermelada te quedará más bien líquida y será más difícil de manejar.

2. Mide la cantidad de azúcar

Teniendo en cuenta que el azúcar además de actuar como endulzante y conservante, tiene la capacidad de darle consistencia a la mermelada gracias a su efecto espesante, por ello la cantidad de azúcar al hacer la mermelada deberá estar perfectamente medida. La mejor, el azúcar blanquilla de toda la vida. Para preparar mermelada casera, esta es la proporción ideal, por cada 1,5 kg de fruta, necesitarás 500 g de azúcar. Te saldrán unos 4 o 6 tarros dependiendo del tamaño que tengan.

3. Vigila el tiempo de cocción

Hacer mermelada no consiste en dejar la fruta cociendo eternamente hasta que quede blandita. Una vez tengas el azúcar junto con la fruta en la cazuela al fuego, tendrás que estar removiendo de ver en cuando durante 10 minutos hasta que el azúcar se termine disolviendo con los jugos de la fruta. Después tendrás que cocer la fruta al menos 35 minutos más dependiendo de lo madura que esté la fruta y de la intensidad que tenga el fuego. Por tanto el tiempo total de cocción para obtener la mermelada serán 45 minutos.

4. Cómo hacer mermelada casera

Empieza lavando, pelando y troceando la fruta. Agrégala luego a una cazuela junto con el azúcar y remueve antes de ponerlas juntas a cocer. Transcurridos 10 minutos cuando el azúcar esté disuelta, agrega un chorrito de zumo de limón, remueve y lleva la mermelada a ebullición. Una vez alcanzado el punto de ebullición, baja el fuego al mínimo, y prosigue la cocción 35 minutos más. Cuando la fruta esté casi deshecha, tritúrala con la batidora, déjala que se temple, y disponte a conservarla.

5. Cómo conservar la mermelada

La mejor forma de hacerlo es guardándola en tarros de cristal previamente esterilizados. Si pretendes conservar durante algunos meses la mermelada en tu despensa, tendrás que volver a esterilizar los botes una vez los hayas rellenado. Para ello rellena los tarros, ciérralos herméticamente y hiérvelos 30 minutos. Retíralos del agua, déjalos enfriar y consérvalos en tu despensa hasta el momento de consumo.

Continúa leyendo

#}