Helado artesanal

Los mejores trucos para hacer helados perfectos

Nada mejor para pasar el verano que un sabroso helado casero, desde Mia, te proponemos 5 trucos infalibles para preparar el mejor helado artesano en casa.

Se acerca el verano y cada vez se nos apetecen alimentos más fresquitos para combatir el calor, y para ello, los helados son uno de los mejores productos que podemos tomar, y es que los hay de tantos sabores que pocos pueden resistirse a un buen helado, mucho más si es casero. Además al hacerlos en casa, serán mucho más saludables ya que sabrás perfectamente cada uno de los ingredientes que lleva, así como las cantidades de los mismos. La clave de que salga perfecto además de elegir unos buenos ingredientes de calidad, está en la textura del helado. Lo mejor de todo, es que podrás hacer los helados de tus sabores favoritos siguiendo estas técnicas que harán que tus helados queden perfectos:

1. Elegir unos ingredientes de calidad

Los ingredientes que elijas para hacer tus helados marcarán la diferencia. Si vas a hacerlos de frutas, nada mejor que conseguirlas de temporada, cuando están en su mejor momento. Con la leche y la nata ocurre lo mismo, utiliza lácteos con el porcentaje de grasa adecuado para que el helado tenga una buena textura, y olvídate de utilizar desnatados porque el resultado no será el mismo. Si vas a hacer helado de vainilla, nada de aroma de vainilla ni nada por el estilo, consigue una vaina con auténticas semillas, el sabor no te dejará indiferente.

2. Airear la mezcla

El factor clave es que el helado quede bien cremoso, sin esos cristales de agua que se forman durante la congelación y hacen que el resultado no sea el que esperamos. Para ello lo mejor es batir la crema con una heladera que le proporcione al helado la textura perfecta, pero claro, no todo el mundo tiene una en casa. Un buen truco es remover el helado con una lengua de silicona haciendo movimientos envolventes a una velocidad media de manera que introduzcamos en la mezcla burbujas de aire que controlen el tamaño de los cristales. Para ello, durante la congelación tendremos que retirar el helado del congelador cada 15 minutos e ir rompiendo los cristales.

3. Elegir el endulzante adecuado

La proporción ideal de endulzante para conseguir un helado bien cremoso es fundamental. Nuestra recomendación es que utilices dos tipos de endulzante. Azúcar blanquilla normal, y azúcar invertido. Lo que se consigue con el azúcar invertido no es más que reducir el punto de congelación de la mezcla. Como no es fácil de encontrar, lo mejor será que lo hagas en casa. Para ello tendrás que calentar 150 ml de agua, 375 g de azúcar y una cucharadita de zumo de limón. Justo antes de que llegue a ebullición, retira la mezcla del fuego, deja que enfríe 15 minutos, y agrega una cucharadita de bicarbonato de sodio.

4. No olvidarnos del elemento graso

Los ingredientes ricos en grasa que utilicemos para hacer nuestro helado, harán que quede mucho más suave y cremoso. Por ello, helados a base de leche o nata tendrán una mejor textura que si los preparases sólo con frutas. Igualmente, el yogur griego le dará una buena textura a tus helados caseros por su proporción grasa. Del mismo modo, la yema de huevo es otro de los ingredientes predilectos a la hora de hacer helados caseros tanto por su aporte graso, como de proteína.

5. Las proteínas también son importantes

Aunque el contenido en proteína va de la mano con el elemento graso, debes saber que las proteínas evitan que se formen esos cristales de hielo que harán que tu helado sea un auténtico desastre. Para ello, además de ingredientes como la leche, la nata o la yema de huevo, puedes aumentar la cantidad de proteínas agregando a la receta del helado un poco de leche en polvo.

Continúa leyendo

#}