Recicla

Los mejores trucos para que nunca vuelvas a tirar comida

Aprovecha al máximo tus alimentos aplicando unos sencillos trucos para que nunca más desperdicies comida y además ahorres tiempo en la cocina.

También te puede interesar:

Es cierto que a veces con las prisas compramos sin ni siquiera haber mirado antes qué nos hacía falta. Entonces llegamos a casa con las bolsas del supermercado llenas y vemos que ya teníamos cebollas en la despensa, y zanahorias y puerros en la nevera. Si acumulamos comida, lo más seguro es que en algún momento se nos pase por alto que teníamos algo allá en el fondo de la nevera que alguna vez pudo utilizarse porque estaba en buen estado. Si no quieres que esto vuelva a ocurrirte, toma nota de los mejores trucos para no tirar comida:

1. Mantén tu nevera limpia y ordenada

El primer paso para utilizar todos los alimentos que tienes disponibles, es tenerlos a la vista y ordenados para que siempre sepas qué es lo que tienes y qué te falta. Además será esencial que coloques los alimentos más nuevos detrás de los que tienen más tiempo y su fecha de consumo sea más próxima. Con mantener la nevera organizada a diario no tendrás que dedicar horas en ordenarla y limpiarla semanalmente.

2. Etiqueta tus preparaciones

Si siempre guardas tus elaboraciones en recipientes de plástico o vidrio con etiquetas con la fecha y el nombre, difícilmente tirarás comida, ya que en un simple vistazo identificarás que hay en cada uno de ellos, y cuando debes consumirlo. Además tendrás la nevera mucho más organizada e incluso podrás prever tus comidas diarias con antelación.

3. Conserva tus alimentos de forma adecuada

La mejor forma de conservar alimentos como conservas, mermeladas o comidas preparadas es siempre en tarros de cristal con cierre hermético. Así, además de saber lo que hay en cada bote, te asegurarás de conservarlo durante largos periodos en perfectas condiciones.

4. Alarga la vida de tus frutas y verduras

¿Cómo hacerlo? Es de lo más sencillo, cuando tengas fruta o verdura que se esté poniendo blandita, prepara unos encurtidos, una confitura o incluso una mermelada. Verás que así podrás aprovecharlas mucho mejor y además disfrutarla cuando más te apetezcan. Del mismo modo, cuando la fruta sea de temporada y esté a punto, puedes aprovecharla preparando una macedonia para consumirla cuando más te apetezca. Eso sí, no olvides cubrirla con zumo de naranja o limón, o un almíbar para evitar que se oxide y tengas que tirarla en unos días.

5. Aprovecha los restos

Nada mejor que una buena receta de aprovechamiento como unas croquetas para terminar esos taquitos de jamón que nos sobraron de otra elaboración. Del mismo modo, si tienes un par de latas de atún en la despensa, y algunas verduras sueltas como pimientos, tomates, cebollas y zanahorias, podrás preparar unas deliciosas y rápidas empanadillas caseras.

6. Congela tus preparaciones caseras

Si has hecho mucha cantidad de comida y ha sobrado, no tienes por qué comer lo mismo al día siguiente. Prácticamente cualquier plato guisado previamente puede congelarse y aguantar hasta 2 meses en perfectas condiciones. La ventaja es que tendrás comida casera lista para consumir cuando más lo necesites.

7. Queso sin mohos

Si normalmente no consumes queso a diario, terminará por ponerse mohoso por la acción del oxígeno y las bacterias. Para que aguante más tiempo y no tengas que tirarlo, córtalo en cuadraditos y colócalos dentro de un tarro de cristal con cierre hermético cubiertos con aceite de oliva.

Continúa leyendo

#}