Vídeo de la semana

10 trucos para ahorrar al poner la lavadora

Te damos algunas claves para reducir la energía que gastas en esta tarea doméstica y disminuir la factura de casa.

Una familia pone de media la lavadora unas 200 veces al año (entre 3 y 5 veces a la semana). Aquí te explicamos cómo usarla con cabeza para ahorrar agua, energía, detergente y tiempo y, además, alargar la vida de la máquina.

 

1- El detergente justo

 

Fíjate en la cantidad de detergente que indique la marca. Poner un poco más de producto en el tambor de la lavadora no significa que vayan a quedar más limpias las prendas. Más bien al contrario, puede que queden residuos que a la larga obstruyan el funcionamiento de la máquina. Ten en cuenta que los detergentes líquidos hacen trabajar menos a la lavadora. Si optas por los sólidos, antes de introducirlos en el cajetín, dilúyelos en agua.

 

2- Siempre llena

 

Espera a acumular prendas suficientes que necesiten el mismo tratamiento (blancas, color, delicadas, etc.) para poner la lavadora. Con poca carga se malgasta agua y energía, pero, ojo, con mucha (más de la que indica el fabricante) puede que la ropa no quede limpia. Lo ideal es dejar medio palmo entre la ropa y el techo del tambor para que fluya el agua.

 

3- Sacar la ropa

 

Si la olvidas en la lavadora después de finalizar el programa, lo más probable es que se arrugue mucho. Después será mucho más difícil plancharla, con el consiguiente gasto extra de electricidad. Por la misma razón, no dejes secar la ropa demasiado tiempo: se puede acartonar y tendrás que usar la plancha a fondo.

 

4- Mejor con agua fría

 

Calentar el agua de la lavadora supone entre el 80 y el 85 % de su consumo eléctrico. Por eso, los programas fríos resultan más prácticos si el fin es reducir la factura energética. Opta por ellos siempre que puedas, a no ser que la ropa esté muy sucia.

 

5- Limpiar el filtro

 

Es el gran olvidado de la lavadora y para algo está. Revísalo y límpialo una vez al mes por lo menos, sobre todo si vives en una zona con aguas duras (que tienen mucha cal), si no quieres que tu máquina se estropee antes de tiempo. La cal puede aumentar el consumo de energía un 20 %.

 

6- Programas cortos

 

A veces ponemos las prendas a lavar sin que estén apenas sucias. En estos casos, lo mejor es utilizar programas cortos (15, 30 o 45 minutos) que gastan menos y son más que suficientes para asear la ropa.

 

7- Secar al sol

 

Aprovecha los días soleados para poner la lavadora y tender la ropa al sol. Se secará enseguida y evitarás usar la secadora, uno de los electrodomésticos que más gastan. Antes, centrifuga la ropa. Elige la velocidad de centrifugado según el tipo de prenda.

 

8- La máquina adecuada

 

¿Cómo saber cuál comprar para no gastar de más? Las de mayor eficiencia son más caras, pero a la larga ahorran energía. Otra cuestión es la carga que admitan. Para ello, ten en cuenta el número de personas que hay en la casa: para una persona sola o una pareja, será suficiente con una lavadora de 5 kg de carga; para una familia, habrá que optar por una de 7 kg o más.

 

9- Buen mantenimiento

 

Para alargar la vida de la lavadora, es importante mantener ciertos hábitos: limpiar el tambor (con un programa corto sin detergente), la junta de goma (utilizando un trapo húmedo y un poco de detergente) y el cajetín del detergente (con agua tibia) cada tres o cuatro meses.

 

10- Revisa los bolsillos

 

Arena, pañuelos de papel, monedas… Antes de introducir una prenda en la lavadora, hay que vaciar bien todos los bolsillos. Los pequeños objetos alojados en alguna parte del tambor o los restos de pañuelos desperdigados pueden estropear la máquina.

Continúa leyendo