3 pasos para pagar menos luz

Y tres gestos cotidianos que también reducen tu gasto eléctrico. Ponte las pilas y tu bolsillo lo notará.

Y tres gestos cotidianos que también reducen tu gasto eléctrico. Ponte las pilas y tu bolsillo lo notará.

 

 

1. Utiliza los comparadores online. En Internet hay bastantes páginas que te ayudan a seleccionar la comercializadora de electricidad que mejor se ajuste a tus necesidades. Se trata de comparar precios y ofertas antes de contratar el servicio para que tus facturas no desbaraten el presupuesto mensual. Ejemplos: tarifasdeluz.com, comparadorluz.com, ahorreluz.es, tarifasgasluz.com, comparatarifasenergia.es...

 

2. Calcula la potencia que necesitas en casa. Aunque suene complicado no lo es tanto. Para hacerlo, debes sumar las potencias de los aparatos eléctricos que pueden o suelen llegar a funcionar simultáneamente en tu hogar. A esta suma debes añadirle un pequeño margen de garantía para que no salten los plomos cada vez que pongas a la vez, por ejemplo, la lavadora, el lavavajillas, la tele y el ordenador.

3. Busca tu oferta personalizada. Una vez conocida la potencia que necesitas, selecciona entre las ofertas de las compañías, que suelen ser múltiplos de 1.100 vatios, y contrata la que sea inmediatamente superior a la suma que has realizado. Hay que contratar una potencia personalizada. Es importante ser cuidadoso con la suma, porque si contratas de más o de menos y luego quieres modificar la potencia te costará una sanción económica. Hay webs especializadas que pueden guiarte en esta tarea, como bajatelapotencia.org.

 

3 gestos de ahorro energético

 

1. Poner la lavadora con el agua fría y totalmente llena. Este sencillo gesto recorta bastante el gasto en luz a final de mes.

 

2. Apagar la vitrocerámica un rato antes de que esté hecha la comida: con el calor residual se termina de cocinar. El uso de la olla a presión también es una buena fórmula de ahorro eléctrico.

 

3. Usar el microondas en lugar del horno. Si utilizas para cocinar el "hermano pequeño" del horno de toda la vida puedes ahorrar hasta un 70% de luz.

Continúa leyendo