Vídeo de la semana

4 preguntas sobre acoso laboral

Desde el inicio de la crisis los casos de humillación, intimidación, violencia física y verbal en las empresas se han multiplicado.

Desde el inicio de la crisis los casos de humillación, intimidación, violencia física y verbal en las empresas se han multiplicado.

 

Te ofrecemos las respuestas de Javier Caparrós, director general de Trabajando.com España, a 4 dudas sobre mobbing

 

1. ¿El acoso laboral es siempre de un jefe hacia un subordinado? ¿Qué situaciones pueden darse?  

El mobbing o acoso laboral es una situación en la que una persona o un grupo de personas ejercen violencia física, verbal o psicológica de forma sistemática al menos una vez por semana, durante un tiempo prolongado, más de 6 meses, sobre otra persona en un mismo lugar de trabajo. También una situación de vacío o ignorancia puede ser considerada acoso. Puede tener un origen racial, sexista o generado simplemente por diferentes formas de ser o trabajar, y puede manifestarse, en términos generales, en ataques intimidatorios, a la salud, etc. Puede ser vertical (una persona se aprovecha de su posición superior en la jerarquía laboral para humillar a un trabajador de categoría profesional o cargo inferior, o de un subordinado hacia un jefe), u horizontal (entre personas del mismo estatus dentro de la empresa).

2. Creo que estoy sufriendo mobbing y quiero denunciar, ¿qué pruebas acepta un juez?  

Demostrar con pruebas que sufrimos acoso laboral ante un juez no es sencillo pues, en la mayoría de los casos, el modus operandi del acosador suele ser sutil. Sin embargo, si vives esta situación debes recopilar todas las pruebas posibles para presentar una demanda sólida: emails o cualquier tipo de orden de trabajo que demuestre dicha situación servirá ante el juez. A pesar de que lo más aconsejable es el testimonio de nuestros compañeros, la experiencia nos dice que es algo complicado de conseguir, dado que el miedo a represalias se impone frente al bien común. Partes de baja laboral por depresión o informes psicológicos o psiquiátricos son también pruebas válidas ante un juez. No olvidemos que el Código Penal condena estas actitudes y las define como delitos de tortura y contra la integridad moral, por lo que el acosador puede incluso ir a la cárcel.

 

3. ¿Qué puedo hacer ante una situación de acoso en mi trabajo?  

Lo primero es solicitar ayuda. Un primer paso puede ser visitar asociaciones de afectados (existen en cada Comunidad Autónoma) para que nos proporcionen asesoramiento y orientación. También vale un sindicato. Aunque no quieras llegar a la fase de demanda judicial, es conveniente que un abogado laboralista te informe del procedimiento que, llegado el momento, se seguirá. Y si llega al extremo en el que te afecta a tu vida incluso fuera de la oficina, debes solicitar cita con tu médico para que realice las evaluaciones psicológicas necesarias para determinar si debes ser dada de baja o sometida a tratamiento.

 

4. ¿Cómo podemos distinguir un conflicto laboral normal de una situación de acoso?  

La principal diferencia es el objetivo. Un conflicto puede generar cambios beneficiosos tras un periodo de posiciones encontradas, pero en igualdad de condiciones. En el caso del acoso, la finalidad es presionar a una persona para que abandone la empresa, o hacerle la vida imposible. Por ejemplo, podemos padecer un alto nivel de estrés generado por tener una gran carga de trabajo o grandes responsabilidades, pero el trabajador no tiene por qué estar sufriendo acoso laboral. Incluso una pelea que desemboca en una agresión física o verbal puntual no se puede considerar acoso si no es una acción que se repite, aunque lógicamente son comportamientos sancionables e incorrectos.

Continúa leyendo