8 trucos para ahorrar en el carrito de la compra

¿Quieres recortar gastos cuando vas al supermercado? Te damos algunos consejos para que tu compra salga más económica.

Para comprar bien hay tres ‘P’ que debes tener muy en cuenta: planificación, paciencia y precio. Si sigues a rajatabla los consejos que te damos a continuación, la cuenta de tu carrito te puede salir hasta un 30% más económica.

 

1- Lista pensada y cerrada

 

Para ahorrar tiempo y dinero lo mejor es planificar el menú cada semana, apuntando todos los ingredientes que vas a necesitar. Así, comprarás únicamente lo justo, evitando todo tipo de tentaciones de última hora que desequilibran el presupuesto. Si coger lápiz y papel te parece del siglo pasado, utiliza estas apps para hacer la lista cómodamente desde tu móvil: Supertruper, Out of Milk o Shopping List Voice Memo Pro.

 

2- 16 h, la hora perfecta

 

Acércate al supermercado después de comer. Es bueno para tu economía, porque a esa hora no te dejarás llevar por el hambre y comprarás solo lo preciso y necesario. Ahorrarás también tiempo y colas en la caja y ganarás tranquilidad, pues es un horario de mínima afluencia en la mayoría de los establecimientos.

 

3- Busca y compara

 

Con esto no te decimos que te pasees por todas las tiendas de tu barrio comparando productos; con que lo hagas en dos o tres es suficiente para que te des cuenta de las diferencias. Aunque no todo depende del establecimiento: hay ciudades en las que la compra del súper te puede salir mejor que en otras. Según un estudio de la OCU, el supermercado más barato de España es el Alcampo de Vigo y el más caro, el Sánchez Romero del Paseo de la Castellana, en Madrid.

 

4- De temporada, mejor

 

La cuenta es bien sencilla: al adquirir productos de temporada, la cesta sale mucho más barata. Ocurre con las fresas, las cerezas, el melón, la sandía, las uvas, los melocotones y con la mayoría de las verduras. Puedes encontrar una tabla informativa con la temporada de cada fruta y verdura en la web del Ministerio de Agricultura.

 

5- Aprovecha las ofertas

 

Cuando te encuentres con ofertas 3x2, 2x1 o segunda unidad a la mitad, lánzate de cabeza siempre que sean para productos alimenticios no perecederos como aceite, legumbres, arroz, así como latas, artículos de limpieza, papel de cocina o higiénico, pues tarde o temprano los vas a consumir. Si es para productos perecederos o con fecha de caducidad, piénsatelo antes, porque se pueden estropear y el negocio no será tan redondo.

 

6- Fíjate en el precio

 

Sí, pero en el precio por kilo, porque es el de referencia. Una bandeja de 100 gr. de fiambre de pavo puede costar 3 €, es decir, el kilo sale a 30 €. Si le pides al charcutero que corte esos mismos 100 gr. de una pieza, que suele tener un precio de unos 10 €/kg, los 100 gr. te saldrán a 1 €. Resultado: comprar el producto envasado te puede salir un 300% más caro.

 

7- Cuidado con el 'neuromarketing'

 

La disposición de los lineales tiene un fin: que el consumidor compre más. Dos ejemplos: los pasillos estrechos sirven para que no tengamos más remedio que pararnos ante determinados productos que interesa vender; la leche y otros artículos del día a día están al final para que atravesemos todo el súper y de camino compremos, incluso, lo que no teníamos pensado.

 

8- ¿Tiendas de barrio o grandes superficies?

 

Es una opción personal, pero hay que decir que en las tiendas o mercados de proximidad llenar la despensa te puede salir más barato, porque cargas con menos artículos tentadores. Además, ahorras en gasolina (no coges el coche). Por otro lado, los precios más ventajosos y las ofertas se dan más en grandes superficies.

Continúa leyendo