8 Trucos para Ahorrar en Vacaciones.

Antes de planificar las vacaciones de tu vida, pisa bien el suelo y calcula con realismo, y al milímetro, el presupuesto que te puedes permitir. Organiza con tiempo, coteja precios, reserva cuando sea más barato y evita gastos superfluos. De esta forma, disfrutarás del verano sin que te cueste un riñón. Con el dinero por delante, ahora ya puedes organizar todo para que, con la ayuda de estos consejos, puedas estirarlo lo máximo posible.

1. VUELOS MÁS BARATOS
Hay que conocer el mejor momento y éste depende del destino, según un informe del comparador de vuelos Skyscanner. Así, para viajar a Alemania se recomienda reservar con 10 semanas de antelación; a Italia, 4 semanas; a Francia, 7; a Reino Unido, 8; a Argentina, 21, y a Estados Unidos, 23 semanas. El día de la semana más barato para comprar un billete de avión es el martes, según una investigación de The Wall Street Journal.

2. INTERCAMBIAR LA CASA
La alternativa es mucho más barata que un hotel si estás dispuesto a que otros se alojen en tu hogar. Hay webs como intercambiocasas.com/ o mytwinplace.com/ en las que te puedes registrar por unos 8 € al mes. Y si sólo buscas una habitación o tú cedes una (o el sofá), prueba con esta plataforma: couchsurfing.org.

3. LA MODA DEL TODO INCLUIDO
Es una oferta habitual en hoteles resort y cruceros. La principal ventaja es que pagas una vez, así que sabes, sin sorpresas, lo que te vas a gastar y sólo te tienes que preocupar de disfrutar de la estancia. Eso sí, infórmate de lo que incluye: todas las comidas, snacks entre horas, toallas, sombrillas, tumbonas, actividades de animación, etc.

4. SÓLO EQUIPAJE DE MANO
Si llevas tu maleta en el avión, ahorras tiempo (evitas pesadas esperas en las cintas de equipaje) y dinero, sobre todo si vuelas en compañías de bajo coste que cobran por facturar: desde unos 15 €, si lo haces al efectuar la reserva online , hasta casi 50 euros si no tienes la precaución de pesar la maleta en casa y te obligan a facturarla en la misma puerta de embarque.

5. COMER BIEN, PERO LOW COST
En los desayunos, almuerzos y cenas se va gran parte del presupuesto de las vacaciones. Sin dejar de darte el placer de ir a un restaurante (al mediodía, por ejemplo) para probar las especialidades locales, lo más económico es comprar en el súper cerca del hotel y aprovechar la nevera del minibar para guardar comida, o el calienta aguas eléctrico. Llevar desde casa alimentos al vacío (fiambre, queso, etc.), que en la maleta no ocupan espacio, también es una buena opción.

6. VISITAS TURÍSTICAS GRATIS
Hay webs que te ofrecen la posibilidad de realizar visitas con guía por los lugares más emblemáticos de ciudades como Londres, Nueva York, Praga, Berlín... y de forma casi gratuita. Solamente te gastas la propina que quieras dar. Por ejemplo, neweuropetours.eu tiene guías en 18 ciudades del mundo.

7. CUPONES CON DESCUENTO
Las cadenas hoteleras y las compañías aéreas, así como las plataformas de reserva de viajes, emiten cupones y códigos de descuento que son muy interesantes. Para usarlos, tienes que registrarte previamente. Los puedes encontrar en: cupones.es o en es.letsbonus.com.

8. LO BUENO DE SER FLEXIBLE
Agosto es el mes más caro. Si puedes elegir otras fechas, aprovecha la temporada baja: te ahorrarás hasta un 50 % en el precio del hotel. Vuela de madrugada: los vuelos que salen entre las 6 y las 8 de la mañana son hasta tres veces más baratos. Y hazlo en el mes de mayo: te ahorras hasta un 16 % con respecto a otras fechas, según Skyscanner.

HAY QUE RESERVAR CON ANTELACIÓN
Para Noemí Gómez, Senior Revenue Manager de Lowcostravel Group: “Lo más importante es anticiparse, planificando y reservando las vacaciones con mucha antelación. Así se evita sufrir el incremento de los precios de los vuelos cuando se acerca la fecha de salida. Por ejemplo, en Lowcostholidays.es, las reservas anticipadas tienen descuentos de hasta el 50 %. También podemos buscar empresas que no cobren gastos de gestión ni de administración y que apliquen descuento por reservar online. Otro consejo es combinar la reserva del alojamiento con el vuelo mediante una aerolínea low cost, lo que permite ahorrar hasta un 40% con respecto a las compañías convencionales”.

Por: Raquel Mulas.

Continúa leyendo