Ahorra en otoño

¡Descubre las claves para que el ahorro deje de ser una preocupación!

Ahora que empieza el nuevo curso, conoce algunas claves óptimas para tus ahorros. Te presentamos algunos consejos que serán de gran ayuda para tu bolsillo.

 

Aprende sin grandes gastos

 

La televisión o el ordenador pueden ser recursos para aprender idiomas sin gastar mucho. Además, puedes intercambiar tu casa para viajar, ir al cine en los días baratos etc.

 

En Internet encontrarás infinidad de cursos online gratuitos que te ayudarán a mejorar el idioma que prefieras.

 

Como refuerzo, no te olvides de la posibilidad de ver películas o tus series favoritas en su idioma original. Basta darle a la opción audio del mando y poner subtítulos por si quieres un mayor refuerzo.

 

Viajes económicos

 

Si quieres conocer mundo, apúntate a una web de intercambio de vivienda para que el alojamiento te salga gratis (por ejemplo: Intercambiocasas.com, Homeforhome.com, Knok.com/es).

 

También puedes buscar alojamientos económicos en Trivago.com, Wimdu.es, AIrbnb.es … Muchas compañías reservan sus mejores ofertas de vuelos y trenes para la Red (Renfe.com; Iberia.com; Ryanair.com; Aireuropa.com…), pero no te olvides de leer la letra pequeña. Para ahorrarte ir de una en una, busca en Atrápalo.com, Skyscanner.es o Edreams.com, Rumbo.es, Kayak.es, Vuelosbaratos.es, Momondo.es

Gastos domésticos

 

La electricidad o la alimentación son dos básicos en nuestros gastos. Debemos revisar los trucos y técnicas para no pagar más de la cuenta y para que el ahorro sea más fácil. Para reducir adecuadamente el recibo de la electricidad, debemos contratar la potencia adecuada. Con cada kilovatio que se reduzca, ahorraremos 25 € al año. Si desviamos la mayor parte del consumo a la hora valle también ahorraremos. En la cesta de la compra sí es posible gastar mucho menos: las famosas marcas blancas pueden suponer un ahorro del 35%.

 

La importancia del presupuesto

 

Para gastar de una forma más ordenada y ser conscientes de nuestros ahorros, establecer un presupuesto mensual es lo ideal. Trata de separar los gastos ineludibles y los extras. También decide cuales de esos últimos vas a abordar cada mes y, siempre que puedas, ahorra una parte. Las tarjetas de crédito se llevan mal con este sistema, pero no tienes que descartarlas. Si las usas con moderación, serán de gran ayuda.

Continúa leyendo