Así no se busca empleo

Si no obtienes los resultados que esperas y aún te preguntas por qué, a lo mejor es que estás cometiendo algunos errores. Una experta en recursos humanos te explica cómo evitarlos.

Si no obtienes los resultados que esperas a la hora de buscar trabajo y aún te preguntas por qué, a lo mejor es que estás cometiendo algunos errores. Una experta en recursos humanos te explica cómo evitarlos.

 

Enviar un currículo de cien páginas, presentarse a una prueba de selección en chanclas, empeñarse en apostar por una profesión obsoleta en la que no hay oportunidades laborales... Muchas personas desempleadas insisten en mantener estas conductas erróneas a la hora de buscar trabajo y, aun así, se preguntan por qué no tienen éxito.

 

Sin embargo, dar a tiempo un giro de 180º en su planteamiento puede mejorar completamente las expectativas. Para Montserrat Luquero, directora general de Hudson (consultora de Recursos Humanos especializada en gestión del talento), lo primero que hay que modificar es la actitud.

 

“No hay que desesperarse, sino planificar”, dice. “Hay que mantener la tranquilidad y tener la cabeza fría para pensar en la experiencia que se tiene, en lo que se puede ofrecer y en qué tipo de compañía”. Una vez realizado este análisis, no hay que frenarse; hay que enviar currículos incluso a aquellas empresas que consideremos inalcanzables. “Las oportunidades están en cualquier sitio. Hay que lanzarse”, afirma la experta.

Flexibilidad = más posibilidades

Puede que el proceso sea demasiado largo -“ahora se tarda más en encontrar un trabajo que hace cuatro años”, explica Montserrat Luquero-, pero al final se consigue si “se abre el abanico de posibilidades”. Por ejemplo, si no logras un puesto de ejecutiva de cuentas en una agencia de publicidad, prueba en otra área, la de clientes. “Nunca te cierres a diferentes alternativas, siempre que estén dentro de tus objetivos”, añade. Esta consultora también aconseja no centrarse únicamente en la búsqueda activa de empleo. “Por supuesto, hay que planteárselo como un trabajo más, pero se debe aprovechar ese tiempo para formarse en aquello que se necesite mejorar”.

En la entrevista de selección no todo vale

Han elegido tu currículo y te quieren conocer: ¿crees que lo tienes todo ganado? La experta dice que nunca hay que confiarse. “A veces te encuentras con candidatos que sobre el papel dan muy bien, pero en la entrevista no, porque no saben expresarse con suficiente corrección, porque la indumentaria no es adecuada o porque notas que están haciendo un esfuerzo por mostrarse diferentes a como son en realidad”, señala. Para prevenir esta situación, Montserrat Luquero aconseja siempre vestir bien. “Mejor más que menos. Si el entrevistador va en vaqueros, no pasa nada si tú llevas un traje impecable; y si él va con traje, tú no te sentirás en inferioridad de condiciones”. Opina que hay que ser natural, pero “manteniendo una exquisita educación” y “demostrando interés sobre lo que te están ofreciendo”.

Continúa leyendo