Cláusulas suelo: lo que debes saber

El Ministerio de Economía estima que hay 1,4 millones de afectados por estas cláusulas abusivas. Ahora, se abre la puerta a que todos ellos reclamen y pacten con su banco sin necesidad de un juicio.

Para quien no lo sepa, una 'suelo' es una cláusula recogida en contratos hipotecarios a interés variable que no te permite beneficiarte por completo de la bajada de los tipos de interés. Es decir, aunque éstos bajen (como ahora, que el Euríbor está al -0,08 %), tu cuota solo bajaría hasta un límite -o suelo-. ¿Cómo saber si la tienes? “Aparece (normalmente en la Cláusula Tercera) como ‘límites a la aplicación del interés variable’, ‘límite de la variabilidad’.

¿Qué hay de nuevo?

El Tribunal de Justicia de la Unión Europea sentenció en diciembre que la banca debía devolver con carácter retroactivo todo lo cobrado de más por las cláusulas suelo, declaradas abusivas. A raíz de ello, el Gobierno ha aprobado un proceso extrajudicial para que los consumidores reclamen a su banco, que estará obligado a atender las peticiones.

¿Quién debería reclamar?

Todo aquel que tenga una cláusula suelo, aconseja María Ferrer-Bonsoms, de Ferrer-Bonsoms Abogados.

El Tribunal de Justicia de la Unión Europea sentenció que la banca debía devolver con carácter retroactivo todo lo cobrado de más por las cláusulas suelo.

¿Qué debo hacer?

Tienes que dirigir una reclamación expresa a tu banco. “Con una carta diciendo que, ‘por la presente’, reclamas la cantidad cobrada de más por las cláusulas suelo, acogiéndote al proceso extrajudicial aprobado por el Gobierno, es suficiente”, explica Rubén Sánchez, portavoz de FACUA.

Tendrán cuatro meses para responderte. Después, “la entidad te ofrecerá un cálculo con la cantidad a devolver o bien las razones por las que considera que la reclamación no es procedente”, dice la abogada. Si aceptas el dinero ofrecido, el banco deberá devolvértelo en tres meses. Si no estás de acuerdo, podrás ir a juicio. Una vez recibida la oferta del banco, tienes un plazo de 15 días para decidir si la aceptas o vas a juicio.

¿Cuánto dinero me corresponde?

Todo lo que hayas pagado de más, desde el principio, como consecuencia de la aplicación de la cláusula suelo.

Antes de que te den una cifra, sé consciente de cuánto te deben en total. Para ello puedes usar la calculadora de FACUA si te das de alta en la plataforma (no es necesario abonar una cuota).

Además, también podrás reclamar “los gastos de constitución de la hipoteca: registro, minuta del notario y el impuesto de actos jurídicos documentados”, explica Ferrer-Bonsoms, puesto que también esta práctica se declaró abusiva.

¿Están obligados a pagarme?

No. Solo “cuando el banco tenga una sentencia que le condene o haya alcanzado un acuerdo con el afectado”. Pueden ofrecerte la cantidad que consideren pertinente o incluso una fórmula sustitutiva como una reducción de la deuda pendiente de amortizar, por ejemplo.

En cualquier caso, ambos expertos recomiendan consultar con un abogado o una organización de consumidores antes de aceptar un pacto o decidir ir a juicio.

Y si voy a juicio, ¿quién pagará las costas?

Precisamente el Ministerio de Economía cree que la posibilidad de que la entidad deba pagar las costas será un incentivo para que llegue a acuerdos previos “de buena fe”.

Si el juez sentencia que tienes razón y que el banco ha de pagarte más, éste tendrá que pagar las costas también.

Según la abogada, además, en estos juicios “hay una doctrina jurisprudencial consolidada”, y las posibilidades de éxito “son de más del 90 %”.

Continúa leyendo