Claves para afrontar la vuelta al trabajo

Ha llegado el momento de volver a la rutina de nuestro día a día: madrugones, horarios interminables, vuelta al trabajo... Descubre cómo llevar lo mejor posible la vuelta a la realidad.

Ahora nos toca volver a la rutina del trabajo, a los madrugones y a los horarios interminables. Vuelven también los problemas, los roces en la convivencia con los compañeros y otros muchos conflictos que surgen en la vida laboral.

 

Te enseñamos algunos principios que puedes aplicar en tu vuelta al trabajo. Así llevarás mejor el estrés postvacacional:


- No te cargues de trabajo el primer día: no puedes resolverlo todo nada más llegar. Date un tiempo para acostumbrarte, para leer los correos, para habituarte a la rutina. Tu cuerpo y tu mente lo necesitan.

- Márcate unas pautas para retomar el trabajo: prioridades, planificaciones, objetivos. Plantéate unas metas lógicas y asumibles para ese día.

- Planifica actividades de ocio: es fundamental que retomes tu vida cotidiana, pero no solo la del trabajo. Retoma el contacto con amigos, vuelve a tus clases de gimnasia, planifica actividades o pequeñas salidas para el fin de semana o los días de fiesta.

- Intenta mejorar o adoptar otra actitud más positiva frente a lo que no te gusta del trabajo: tu jefe, algún compañero, una tarea concreta. Afróntalas con otro espíritu.

- Cuida tu alimentación: es tu fuente de energía así que es muy importante que sea variada, equilibrada y nutritiva. Bebe agua y de vez en cuando levántate de tu silla para mover un poco las piernas. No dejes que pase toda la jornada sin que te de el aire.

- Pacta con tus compañeros pequeños descansos para contaros las vacaciones y charlar. Las historias de unos y otros os animarán.

- Practica deporte. Y si no tienes tiempo ve o vuelve andando a casa: mueve las piernas y moverás el corazón.

- Rememora y recuerda las vacaciones. Esos días se disfrutan mientras se preparan, se viven y se evocan. Contar tus vacaciones, las anécdotas, lo que has conocido, es una válvula de escape y te hará sentir más feliz.

- Piensa en el trabajo como algo positivo. Tenerlo es algo bueno. Míralo de ese punto de vista para retomarlo con optimismo y entusiasmo. 

El síndrome postvacacional es pasajero. Pasados unos días, si has asumido que la vida es un ciclo, pasará. Piensa que detrás de los días de trabajo llega el descanso, los puentes, las fiestas. 

 

Continúa leyendo