Cómo actuar en un trabajo nuevo

¿Eres nueva en el trabajo y no sabes cómo actuar? Es normal, después de haber estado un tiempo en paro aprecias más que nunca esta oportunidad que se te ha presentado y no quieres meter la pata. Quieres hacer todo lo posible para que, desde el principio, tengan una buena opinión de ti y está en tu mano conseguirlo.

En Mía hemos preguntado a Diego Zala, director de posgrado de la Escuela Internacional de Protocolo y profesor de la Universidad Europea para que nos aconseje cómo intergrarnos en el nuevo empleo lo mejor posible.

"Ahora tienes la oportunidad de demostrar tu valía afrontando una nueva responsabilidad en un entorno profesional diferente. Es importante que veas esta etapa como una ocasión para el desarrollo no sólo de tu identidad profesional, sino también personal", explica el experto.

 

Protocolo de acogida

A la hora de afrontar los primeros pasos laborales nuestro experto recomienda que tengas "especial cuidado en tres aspectos: la puntualidad, el cuidado de tu imagen personal y el respeto en el trato con tus compañeros. Antes de comenzar, debes conocer claramente la filosofía de la empresa y consultar si existe algún tipo de normativa interna que debas conocer. Hoy es habitual que dispongan de un Manual de Protocolo o de Acogida en el que recogen indicaciones sobre la organización interna de la compañía, su filosofía e incluso sobre la imagen o forma de vestir de los empleados. No lo dudes, consulta si existe en el departamento de Protocolo, Comunicación o Recursos Humanos, ellos te podrán informar".

 

En cualquier caso, si no consiguieras indicaciones precisas, no fallarás si vistes de forma neutra, con prendas y colores básicos. Seguro que, pasados unos días, en el desarrollo de tu trabajo conocerás perfectamente el estilo de la empresa y podrás adaptarlo a tu responsabilidad y, por supuesto, a tu estilo personal. Es vital que mantengas un trato amable y educado con tus compañeros, busca su complicidad y reserva los momentos de descanso para intentar mantener conversaciones o contacto cercanos con ellos. Sobre todo, no te encierres en tu despacho, cuestión que se hace imprescindible si, además, ¡eres la nueva jefa!

 

En conclusión, busca información, conoce bien tu nuevo entorno, cuida tu imagen, el trato. ¡Suerte!

Continúa leyendo