Vídeo de la semana

Cómo conseguir una hipoteca con menos de 35 años

Conseguir una hipoteca ahora mismo y con menos de 35 años pude parecer una odisea, pero sí existen opciones con las que poder comprar una casa. Te las contamos.

Actualmente, los jóvenes lo tienen más complicado que hace unos años para acceder a la vivienda. La falta de estabilidad laboral es una de las principales causas que imposibilitan a muchos convertirse en propietarios. Sin embargo, en el mercado actual existen opciones para financiar la compra de una vivienda para menores de 35 años.

Para conocer cómo es esta oferta y cómo acceder a ella, el comparador de hipotecas HelpMyCash.com nos explica cómo son las hipotecas para menores de 35 años.

 

¿Cómo son las hipotecas para menores de 35 años?

 

Las hipotecas para jóvenes suelen tener unas características especiales para hacer más fácil el acceso a la vivienda a las personas de entre 18 y 35 años que quieren adquirir un inmueble y financiarlo mediante una hipoteca. En general, las características de estos préstamos hipotecarios son:

 

Financiación superior que puede llegar hasta el 90 % de tasación, mientras que el resto de hipotecas financian hasta un 80 %.

 

Plazos de amortización más largos, de hasta 40 años, dependiendo de la edad del solicitante.

 

• Posibilidad de escoger la forma de pagar las cuotas, ya sean constantes o crecientes.

 

• Suelen incluir la opción de solicitar una carencia de hipoteca y devolver durante un tiempo solo los intereses de cada cuota.

¿Qué se necesita para solicitar una hipoteca joven?

 

No todos los jóvenes pueden solicitar una hipoteca, ya que para acceder a estas es necesario cumplir unos requisitos mínimos como estos:

 

Ahorros. Aunque la financiación de las hipotecas joven suele ser más alta, seguiremos necesitando unos ahorros iniciales para que el banco nos conceda la hipoteca.

 

En general, si la entidad nos concede un 90 % del valor de la vivienda, se necesitarán entre el 20 % y el 25 % ahorrado. Un 10 % para pagar la “entrada”, y entre el 10 % y el 15 % para hacer frente a los gastos de gestión e impuestos.


Trabajo estable e ingresos. Este es un requisito indispensable a la hora de solicitar una hipoteca, ya que ningún banco se quiere arriesgar a conceder una hipoteca a una persona que no dispone de ingresos altos y regulares, de un mínimo de 2.000 euros al mes.

 

Aval. Al ser jóvenes, muchos bancos requerirán que una persona se encargue de avalar la hipoteca.

 

No estar muy endeudado o tener impagos de otros préstamos anteriores.


Por HelpMyCash.

Continúa leyendo