¿Cómo puedo ayudar a mis hijos a ahorrar?

Las claves para que los más pequeños de la casa aprendan a ahorrar y gestionar su dinero.

Aprender a ahorrar y a gestionar el dinero desde pequeños es una buena fórmula para conseguir buenos hábitos una vez hemos crecido. Una de las mejores formas de ayudar a nuestros hijos a ahorrar y que aprendan a gestionar sus finanzas es mediante una cuenta infantil, ya que el objetivo de estas es únicamente el ahorro. Desde HelpMyCash nos dan unos consejos para que los niños puedan dar sus primeros pasos en finanzas.

Primer paso: contacto con el dinero

Los padres tendrán la labor de que sus hijos empiecen a relacionarse con el mundo del dinero y de las finanzas desde bien pequeños. Uno de los objetivos es que los más pequeños aprendan el valor qué tiene el dinero y la necesidad de elaborar un presupuesto, ajustarse a él y ahorrar para cualquier imprevisto.

Para ello, será primordial fomentar el ahorro como un hábito. Una de las formas sería implicar a los niños en prácticas del hogar que lo potencien. Indirectamente, estas prácticas les harán más responsables con el dinero.

Segundo paso: gestionar los ahorros

Si desde pequeños han tenido ya su primer contacto con el dinero, cuando hayan cumplido algunos años deberían aprender a gestionarlo.

Si aún no disponen de una cuenta bancaria para niños, sería un buen momento para abrirles una y explicarles de qué se trata. En ella, pueden ir guardando todo el dinero que van recibiendo. Además, muchas de estas permiten también que los niños puedan experimentar con ellas, es decir, disponen de una plataforma online con juegos mediante la que pueden aprender de forma interactiva.

¿Cuáles son las características de las cuentas para niños?

El producto bancario por excelencia para los niños es la cuenta de ahorro. Esta está pensada especialmente para que los niños dispongan de un dinero para cuando sean mayores y, además, fomentar la cultura del ahorro. Por ello, las características de este producto son también especiales:

• Son cuentas totalmente gratuitas, es decir, que no aplican ninguna comisión.

• La operativa que ofrecen es muy limitada. En general, solo permiten ingresar dinero o realizar transferencias o traspasos. Eso sí, para realizar cualquier movimiento, será necesaria la autorización del padre, madre o tutor. 

• Suelen ofrecer regalos físicos atractivos y, en ocasiones, rentabilidad que ayudará a que el dinero vaya creciendo a lo largo de los años.

• En muchas ocasiones, estas cuentas también permiten acceder a descuentos en ocio o actividades dirigidas a niños.


Por: HelpMyCash.

También te puede interesar:

Continúa leyendo