Vídeo de la semana

Cómo vestirse para una entrevista de trabajo

La imagen que desprendes dice mucho de ti. En una entrevista de trabajo es tan importante tu trayectoria, como tu actitud y tu manera de vestir.

La imagen que desprendes dice mucho de ti. En una entrevista de trabajo es tan importante tu trayectoria, como tu actitud y tu manera de vestir. Te damos algunas claves para que aciertes en tu atuendo el día de la entrevista.

 

-Primero: piensa en la empresa a la que vas a acudir a realizar la entrevista. Piensa en que trabajo realiza, en sus posibles clientes, el cargo al que optas. Vístete, siempre siendo tú misma, atendiendo al perfil de la empresa.

 

-No lleves prendas demasiado sport ni con slogans ni dibujos: eso puede hacer que tomen una idea equivocada de ti. 

 

-No abuses de accesorios: menos es más. Joyas, las mínimas y que sean discretas. No vayas con el móvil en la mano y evita las mochilas.

 

- Si llevas tatuajes o piercings muéstralos con naturalidad, pero no con aptitud de rebeldía. Que lo vean como algo natural en tu físico. Hoy en día es algo bastante común. Si tú no les das importancia el entrevistador tampoco lo hará. 

 

-Que tu ropa te defina pero que no te señale. No lleves escotes demasiado pronunciados ni faldas demasiado cortas. La discreción es la máxima.

 

-Tampoco seas demasiado formal, ni vayas disfrazada de "ejecutiva". Siéntete cómoda con lo que llevas.

-Cuando vayas a elegir la ropa piensa en lo que la empresa busca y en respuesta a eso elige la ropa, el peinado y el maquillaje. Siendo auténtica acertarás.

 

-Elige colores que te favorezcan, ni demasiado estridentes ni demasiado "grises".

 

-Si no sueles llevar tacones no los lleves ese día. Tu forma de andar o de sentarte serán estudiadas. Si no te encuentras cómoda lo notarán y sabrán que esa no es tu forma habitual de vestir. 

 

-Si utilizas perfume que no sea muy intenso. Ese día utiliza una fragancia más suave.

 

- Aunque parezca muy obvio asegúrate de que la ropa está bien limpia y planchada. No elijas prendas que, al levantarte, vayan a quedar hechas "un acordeón". Opta por tejidos que no se arruguen solo con mirarlos.

 

Y ahora ¡Demuestra lo que vales!

Continúa leyendo