Comparte coche, ¡y ahorra!

¿Qué sentido tiene un coche siempre aparcado? ¡Mejor que lo use otro! Es el fenómeno de la 'movilidad colaborativa': el carpooling , el carsharing ... Descúbrelos.

¿Qué sentido tiene un coche siempre aparcado? ¡Mejor que lo use otro! Es el fenómeno de la 'movilidad colaborativa' aquello del carsharing o el carpooling que habrás oído alguna vez. Con ella ganamos todos y el medioambiente. Te mostramos los tipos más comunes y un par de plataformas más.

Car-pooling

 

Es el concepto de compartir el trayecto para ir al trabajo, pero tecnificado. Dos personas se ponen de acuerdo y comparten su camino en el coche privado de uno de ellos: se llama car-pooling y lo organizan páginas como Carpling o Busvao (solo en Madrid). En trayectos largos, un campo mucho más profesionalizado, es el modelo del famoso Blablacar, con 2,5 millones de usuarios, o de la empresa Amovens, con 600.000. Los precios por plaza se fijan de antemano y puedes encontrar desde un viaje de Palencia a Valladolid por 2 € a uno de Lisboa a Sevilla por 20.

 

Alquilar entre particulares

 

O dicho de modo técnico, P2P carsharing (P2P significa peer-to-peer, de igual a igual). Lo que sería el Airbnb (alojamientos más económicos en casas de particulares) de los coches. Amovens también tiene este servicio y asegura que al año un propietario puede ganar hasta 5.000 € prestando su coche a otra persona (por horas, días, semanas o meses). La plataforma cobra un 20 % más al usuario para que el propietario se lleve íntegro el dinero que haya fijado. Drivy ofrece directamente una calculadora en su web, para que nos hagamos una idea: por ejemplo, si tu coche te costó 14.000 € y lo alquilas 6 días al mes, puedes ganar 1.890 € al año. En este caso al propietario le pertenece el 70 % de las ganancias, y si se trata de SocialCar, otra página de alquiler particular, éste se lleva el 80 % de lo recaudado.

 

Car-sharing

 

A finales de 2015 había unas 50.000 personas en España que utilizaban este método. A diferencia del primer caso, "no se comparte el trayecto, sino la flota", dice el responsable de comunicación de la Asociación Española de Car Sharing, a la que pertenecen 5 empresas (Avancar, Bluemove, Respiro, Clickcar y Ibilek). Y la diferencia con el P2P es que los coches no son de particulares, sino que pertenecen a la empresa. De hecho, es el mismo modelo que el Car2go, el servicio público de alquiler por horas que funciona en la capital. "Se paga una parte fija (corresponde a la amortización, los impuestos, etc.) y aparte, una variable (que cubriría el combustible)". En Respiro la tarifa más económica es de 35 € al semestre más 2 € por hora o 25 € al día. ¿Compensa? Según la Asociación, si conduces menos de 15.000 km al año, sí. ¿Cuanto podrías ahorrar? Unos 4.000 € cada año. 

Continúa leyendo