Consejos para ahorrar en luz con el cambio de horario

Reduce tu factura con estas sencillas pautas.

Con el otoño y el invierno no solo llega el frío y la lluvia, sino también una disminución de las horas de luz solar, algo que se nos hace muy evidente con el cambio de horario.
Para que la factura de la electricidad no se dispare en estos meses fríos, unas sencillas pautas o buenas costumbres pueden contribuir al ahorro energético y, por ende, monetario.
Aunque parezca muy evidente, apagar la luz cada vez que salimos de una estancia puede suponer un gran ahorro a lo largo del año. Y no solo la luz, muchas veces dejamos encendidos otros aparatos como la televisión o la radio, aunque estemos en otra estancia y no les prestemos atención.

También es importante, siempre que la vivienda lo permita, elegir qué uso damos a cada estancia en función de las horas de luz natural que recibe. Las habitaciones más luminosas son perfectas para el salón, el despacho o la cocina, mientras que los dormitorios no necesitan apenas luz natural. Además, pintar las paredes de colores claros, que reflejan mejor la luz, nos ayudará a maximizarla.
También es importante modificar ligeramente nuestros hábitos durante los meses con horario de invierno. Acostarnos antes y levantarnos temprano hará que podamos aprovechar mejor las horas de luz de la tarde.

Finalmente, es importante la elección y mantenimiento de las bombillas. Limpiarlas para que no se acumule polvo y elegir las adecuadas para cada estancia es fundamental. Así, las halógenas, con un consumo elevado y cálidas, son adecuadas para baños y habitaciones. Las fluorescentes, con bajo consumo, pero muy frías, para cocinas y garajes. Y las bombillas LED, más caras pero muy eficientes, para salones y despachos.

Continúa leyendo