Consejos para no desperdiciar comida en Navidad

Son las fiestas más familiares y en las que más veces nos reunimos para comer y cenar. Comemos en exceso y aún así siempre sobra comida. Sigue estos consejos para que tus comidas sean racionales y no la desperdicies.

Consejos para no desperdiciar comida en Navidad

Antes y durante las fiestas almacenamos en casa mucha productos frescos, pero si no nos organizamos bien, gran parte de ellos pueden deteriorarse o caducar. En el 86 % de los hogares españoles se tira comida: el 64 % son productos deteriorados que, o no hemos hemos conservado bien, o se nos han pasado por no consumirlos a tiempo. Para evitar este desperdicio es importante seguir unas sencillas pautas:

-Prepara los menús navideños con antelación. Planifícate, da igual que hayas pensado en platos tradicionales que siempre has hecho o platos nuevos con los que quieres sorprender este año. Haz un listado con los platos, sus ingredientes y revisa qué te hace falta y qué tienes que comprar. Aunque es una máxima de todos los años evita comprar a última hora y con prisa. Si te adelantas, encontrarás los productos a mejor precio y habrá mayor variedad y surtido. También ten en cuenta quién va a venir a comer o a cenar y los platos o productos que pueden tomar, para así poder pensar en otros que los sustituyan.

-Compra antes de las semanas de fiesta. Si compras con antelación los productos no perecederos, te saldrán mucho más baratos. Para ello fíjate bien en la fecha de caducidad. A la hora de almacenar en casa consume siempre antes los que caduquen antes y colócalos para cogerlos los primeros. Hay cosas que vas a necesitas seguro, aceite, leche, especias u otras cosas que puedes ir almacenando en casa sin problema.

 

Con un poco de previsión lograrás ser más racional en las compras de la mesa de Navidad

-Es muy importante que seas ordenada en tu nevera y en la despensa. Las frutas y las verduras deben de guardarse en el cajón especialmente habilitado para ello. Revisa que ninguna se estropee porque pueden corromper alguna otra pieza.

-Calcula las raciones y el número de comensales. Procura cocinar el número de raciones que se van a consumir. Ten en cuenta que niños y mayores comen algo menos o que su plato puede ser diferente por su dieta. Al servir pon raciones pequeñas: es mejor que repitan a que se dejen comida en el plato.

-Aprovecha "las sobras" para inventar nuevos platos. Lo hemos hecho toda la vida en las casas y en esta época no iba a ser diferente. Con restos de guisos pueden hacerse canelones, lasaña o croquetas. Si la fruta está muy madura aprovecha para hacer compotas de postre o para acompañar las carnes, preparar mermeladas o salsas. Con las verduras puedes hacer ricos purés, que además desintoxicarán un poco después de los menús de fiesta, y deliciosas cremas.

- Información de AECOC. (Asociación de Empresas de Gran Consumo).

 

CONTINÚA LEYENDO