Decora tu espacio de trabajo para ser más productiva

¿Puede contribuir el espacio donde trabajas a lograr tus objetivos? Pues claro que sí. Toma buena nota de estas recomendaciones.

¿Puede contribuir el espacio donde trabajas a lograr tus objetivos? Pues claro que sí. Toma buena nota de estas recomendaciones.

 

Marta Pérez, instructora de la Escuela Europea de Feng Shui nos aporta, de la mano del portal global eBay las pautas básicas para una ocupación armónica del espacio de trabajo y así obtener de esta zona una influencia positiva sobre las personas que la ocupan. Estos apuntes pueden ayudar a sentirte inspirada y más productiva.

El orden es esencial

El primer paso fundamental es crear un espacio ordenado y limpio, ya sea un despacho o un pequeño rincón de trabajo en casa. El orden genera un impacto claro en el bienestar personal. Ordenar y clasificar las cosas aporta claridad metal, y esto permite tener más claros los objetivos y disfrutar de mayor inspiración a la hora de planificar los proyectos futuros. Por otro lado, el desorden se convierte en un bloqueo para la energía. Casi todos pasamos muchas horas al día en el lugar de trabajo así que debemos procurar que resulte lo más agradable posible, que se convierte en un sitio en el que nos guste estar, un ambiente inspirador.

La mesa de trabajo

Lo más importante de nuestro despacho y lo que más nos influye es el escritorio. Nuestra mesa debe estar lo más despejada y ordenada posible. Deja en tu mesa sólo aquello que utilizas todos los días para ser más eficiente. En cuanto a la forma, es importante que no tenga esquinas pronunciadas, por lo que las mesas circulares o con forma de riñón son las más recomendables para fomentar la creatividad y la comunicación. Si hablamos del tamaño, lo ideal es que sean lo bastante grandes para que nos permitan hacer nuestro trabajo cómodamente. El tamaño de la mesa representa el poder, así que si quieres tener más autoridad, amplía el tamaño de tu mesa.

Cómo colocarla

Para empezar con el Feng Shui  en tu oficina, asegúrate de que estás sentado en la posición de poder. Esta posición es aquella desde la que puedes ver la puerta de entrada cuando estás sentado en tu escritorio, controlando el mayor espacio posible. Asegúrate de tener una pared sólida detrás de ti y de que la silla sea de respaldo alto. Esto te hará sentir protegido y seguro, y te dejará concentrarte más fácilmente en tus tareas. La colocación de tu escritorio es uno de los ajustes más importantes de Feng Shui que puedes hacer. Una buena ubicación de la mesa en tu espacio de trabajo te hará sentir mejor.

Rodéate de objetos que te inspiren

El efecto que produce estar rodeado de imágenes que te gustan es muy positivo. Su presencia incrementa tu creatividad, tu motivación y tu alegría. Son fuente de inspiración continua. Ubicar imágenes de naturaleza que te lleven a ese estado interno es muy recomendable en la zona de trabajo. Una cascada, un atardecer en el desierto o el sol entre los árboles del bosque son imágenes que nos pueden ayudar a conseguir un estado de tranquilidad y cargarnos de energía en cualquier momento de la jornada laboral. Además, es recomendable incluir en tu espacio de trabajo aquellos objetos que tengan relación con tu actividad profesional.

Armonía en el ambiente

Asegúrate que tu espacio de trabajo tiene representados los cinco elementos Feng Shui. Esto hará que el espacio esté equilibrado de energías y podamos alcanzar más fácilmente nuestros objetivos. Los elementos del Feng Shui son la madera, el fuego, la tierra, el metal y el agua. Cada uno representa una energía diferente.

Colores

Los colores también influyen en la energía del espacio. Utilizar colores crema, pastel o blancos nos ayudarán a crear sensación de amplitud, a aumentar la claridad y la concentración mental y nos facilitarán la toma de decisiones. Por el contrario, el uso de colores muy vivos y fuertes puede crear demasiada actividad, e incluso generar disputas entre compañeros.

Continúa leyendo