Diccionario para entender tu factura de la luz

Saber de dónde sale la cifra final a pagar por la luz se complica si ni siquiera sabemos qué implica cada concepto. Éstos son algunos de los que puedes encontrarte.

El comparador de luz y energía Selectra ha elaborado “Entiende tu factura”, un diccionario online para aclarar los términos más comunes de la factura de la luz. Estos son, dicen, los que más dudas nos generan.  

kWh

El kilovatio hora es la medida utilizada para contabilizar la cantidad de energía que utilizas en un determinado periodo. A cada kWh se le aplica un precio.

Consumo en el periodo

Es la cantidad de kWh que gastas desde que empieza el periodo de facturación hasta que acaba.

Evolución del consumo

Es una gráfica que te muestra lo que has consumido a lo largo de todo el año. Te permite ver los picos que has tenido en cada mes y así prevenir.

Término de potencia

Cantidad de kW que tienes contratados y que te permiten conectar una cantidad de aparatos eléctricos al mismo tiempo. Este concepto es fijo en la factura, tiene que pagarse incluso si no se consume nada un mes; y a éste se le aplica el precio del kW y el Impuesto de Electricidad. Es (junto al consumo de energía) el factor donde más puedes ahorrar. “La potencia mínima para una vivienda suele ser de 3,45 kW y la media de España es de 4,6 kW, aunque si tienes aparatos eléctricos que utilizan mucha potencia, necesitarás más que la media”, explican desde Selectra.

Impuesto sobre electricidad

Lo aplica el Ministerio de Industria, Energía y Turismo a todos los consumidores en su factura de electricidad. Está fijado en 4,864 % sobre una base imponible de 1,05113 y se aplica solo sobre el consumo y la potencia. En la factura puede venir expresado como Importe x 1,05113 x 4,864 o Importe x 5,11269632 %.

Término de energía

También llamado “término de consumo”, es el coste que pagas por la energía (la cantidad de kWh) que consumes. A diferencia del término de potencia, este concepto no es fijo, sino que varía en función de tu consumo.   

Factura con lectura real

Es la factura en la que se incluye la cantidad de kilovatios hora (kWh) reales que has consumido en un periodo de tiempo. Las comercializadoras también pueden elaborar sus facturas basándose en lecturas estimadas, según los datos que aporte la distribuidora de su zona.

Alquiler del contador

“Es el coste por el contador que tienes instalado en tu vivienda o comunidad de propietarios”, dicen. Este aparato, analógico o digital, registra la cantidad de consumo que se efectúa en un periodo.

Recargo por ICP

Es una penalización que aplica la distribuidora si tiene conciencia de que no dispones de Interruptor de Control de Potencia (ICP) en tu domicilio; es decir, el cuadro de luces de seguridad que controla que los aparatos no demandan más potencia de la que se tiene contratada.

Maxímetro

Es otro instrumento de medida de la potencia máxima demandada; pero se diferencia del ICP en que los plomos no saltan si se supera. Es interesante conocerla para “consumidores que viven en una comunidad de propietarios (en zonas comunes), personas con grandes empresas o una potencia en casa superior a 15 kW”, que son quienes pueden usarlo.

Margen de comercialización

El importe por margen de comercialización fijo es un coste que viene incluido dentro del precio del kilovatio y que representa el beneficio que percibe la compañía con la que tienes el contrato de electricidad. Este importe viene incluido dentro del término de potencia.

Hasta ahora, el margen de comercialización era de 4 €/año por potencia contratada (por 4 kW, 16 €). Ahora, variará según la potencia y la energía consumida (según el Gobierno, solo pagaremos 0,04 % más al año).

‘Cups’

Código que identifica el punto de suministro al que se le tiene que dar electricidad (tu vivienda) y que consta de 20 a 22 dígitos, comenzando siempre por las letras ES. Te lo pedirán, por ejemplo, si quieres cambiar la potencia contratada.

También te puede interesar:

Continúa leyendo