Dónde invertir en 2015

Si tienes una cantidad ahorrada que no vas a necesitar en los próximos años, ¿por qué no intentar rentabilizarla al máximo? Estos son los consejos de los expertos.

 

El primer consejo, y probablemente el más sabio es que antes de invertir, consultes a un asesor financiero. Y cuanto más independiente sea, mejor. Como sostiene Enrique Roca, asesor financiero de Rankia: “Si, cuando se estropea nuestro coche, vamos a un mecánico, y cuando necesitamos consejo legal preguntamos a un abogado, sería realmente útil recurrir a un verdadero profesional en este campo”. Aun así, los expertos han compartido con nosotros sus impresiones para el futuro.

Renta fija, mejor no

Son malos tiempos para el inversor conservador. “En el momento actual, con los tipos de interés cercanos a cero (0,33%), la inversión en renta fija (letras del Tesoro, bonos y obligaciones públicas o privadas, etc.) y en depósitos a plazo tiene pocas perspectivas de ofrecer adecuadas rentabilidades”, dice Roca. Lo mismo opina Jesús Arribas, asesor financiero de AhorroCapital.com, que lo resume así: “Se podría decir que para los bancos ahora el dinero no vale nada. Y eso es lo que pagan a los inversores por él”.

Variable sí: grandes empresas

Los expertos recomiendan la compra de acciones. Si no sabemos cuáles comprar, Enrique Roca sugiere que nos inclinemos por aquellas grandes empresas ya establecidas a las que podamos seguir, pues son de nuestro gusto, están presentes en nuestro día a día, tienen productos de marca irrepetibles o son las que han aguantado la crisis. “Las posibilidades de inversión son amplias: Nivea-Beiersdorf, Danone, Unilever (Tulipán, Axe, Dove...), Zara-Inditex, Louis Vuitton, Gucci, Adolfo Domínguez, Nestlé, Carrefour, Día, BMW...”, enumera. También recomienda aquellas que son líderes en su sector y que reparten buenos dividendos. “Por ejemplo, Axa, Mapfre, Repsol o Enagas”, dice Roca.

Fondos, la mejor opción

En Abante Asesores, aconsejan colocar los ahorros en fondos de inversión. “Es lo más eficiente desde el punto de vista fiscal y financiero”, aseguran. “Los fondos ofrecen alternativas tanto para inversores conservadores como para aquellos con un perfil más agresivo”. A Ángel Olea, director de inversiones de Abante, le gustan los fondos cuya cartera tenga “renta variable europea, donde hay más posibilidades de obtener rentabilidad gracias al crecimiento de unos beneficios empresariales que todavía están algo deprimidos”. Lo mismo sostiene el experto de AhorroCapital.com: “Se puede invertir directamente en acciones de compañías, pero la forma más sencilla y barata es suscribir un fondo de inversión. Además, se diversifican los riesgos”. Entre los mercados más atractivos nombra “los de Europa y Japón” y especifica que “un fondo de inversión mixto, que invierta la mayor parte en renta fija a largo plazo y un porcentaje de entre el 15 y el 35% en renta variable, sería lo ideal”.

Por sectores, aconseja los del cuidado de la salud y la biotecnología. Las ventajas de los fondos radican en que no exigen conocimientos financieros: es un gestor el que invierte, se puede cambiar de un tipo de fondo a otro sin tributar a Hacienda por los beneficios obtenidos y, si queremos rescatar sólo estos, la tributación es ínfima con respecto a otros productos.

 

Por: Álex Izquierdo.

Continúa leyendo