¿Es hora de cambiar de banco?

Descubrirás que tu banco ya no te valora especialmente como cliente porque no te trata con la misma deferencia. Pero cambiemos de perspectiva: quizás sea a ti a quien no le interese seguir con ellos. Atiende a las señales... y estudia las contraofertas.

Descubrirás que tu banco ya no te valora especialmente como cliente porque no te trata con la misma deferencia. Pero cambiemos de perspectiva: quizás sea a ti a quien no le interese seguir con ellos. Atiende a las señales... y estudia las contraofertas.

 

¿Más comisiones?

 

No, gracias. Te aumentan las comisiones, te aplican nuevas, ignoran tus quejas... Son malas prácticas que pueden hacernos querer romper con el banco, y ellos también lo saben. Desde la Asociación de Usuarios de Bancos, Cajas y Seguros (ADICAE) citan cómo una de las grandes entidades prometía cobrar “0 € en comisiones de servicio indefinidamente” sólo por domiciliar la nómina o contratar algún producto. “Ahora, además, el cliente debe domiciliar al menos tres recibos y pagar 3 € al mes”, denuncian.

 

 

Solicitas un préstamo...

 

...Y no te lo dan. ¡Y eso que es tu banco el que conoce tu historial crediticio! “Ir a una entidad que nos conceda un préstamo o nos dé una mejor oferta en una hipoteca aunque no nos conozca es motivo suficiente para cambiar de banco”, opina el equipo de Bankimia. Otros alicientes para traspasar la hipoteca de banco son que éste disminuya el interés (en las fijas), que mejore las condiciones, baje la cuota o elimine la cláusula suelo (pero solo, “sin condiciones”, advierte ADICAE.  Nada de ofertas a medias).

 

Servicios y facilidades

 

Aunque sean menos relevantes a largo plazo, otros de los motivos que pueden animarte a tomar la decisión son los servicios de los que dispongan (“por ejemplo, que efectúen las transferencias en el mismo día”, dicen en Bankimia), la rentabilidad o productos que te ofrezcan por domiciliar tu nómina o la disponibilidad o cercanía de sus cajeros (y más ahora que han empezado a cobrar por retirar dinero en efectivo).

Negociar está en tus manos

 

“Una señal de que al banco le interesas como cliente es que te de un trato personalizado” dice Nora Lado, Catedrática de Comercialización e Investigación de Mercados de la Universidad Carlos III. Sin embargo, ¿y si eres tú quien tiene el poder de decisión? “Los bancos consideran a sus clientes por su potencial futuro, por su ciclo de vida (cuando te ?vas a comprar una casa, por ejemplo); pero cuando más rentable es un cliente es en la última etapa de su vida -sostiene Lado-. Si sabes que eres interesante ?para el banco, puedes sentarte y hablar”.

 

“Con la oferta que hay, tú tienes el poder”

 

En la opinión de los expertos del comparador Bankimia, “claramente, donde los clientes más van a tener la sartén por el mango es en los préstamos, ya que es donde los intereses son más altos. Por ejemplo: si solicitases un préstamo de ?10.000 € a un interés fijo del 6,5% a devolver en 10 años, la cuota mensual sería de 113,55 €, ?que al año son 1.362,60 €. Al final lo que has pagado sólo con intereses es 13.626 €. El banco ha ganado 13.626 €. Evidentemente, les interesará tenerte como cliente”. Tenlo en cuenta.

Continúa leyendo