Vídeo de la semana

Falsos Mitos del Ahorro

¿Crees que los envases grandes ahorran, que las marcas blancas son más baratas, que los electrodomésticos más caros son los mejores? Pues no siempre. Supervisa si tus ideas sobre el ahorro están en este listado de falsos mitos, no vaya a ser que tus costumbres te salgan caras...
-Los envases grandes ahorran: no es así, si no se ajusta a tus necesidades. Hay que ajustar los tamaños al consumo que hagamos. Algunas veces interesa comprar un tamaño más pequeño o estándar, aunque pueda ser algo más caro que el grande, si sabes que no lo vas a usar todo y al ser perecedero se echará a perder.
-Las marcas blancas son siempre baratas. No es verdad. las marcas tradicionales están haciendo un gran esfuerzo por ajustar sus precios y resultar competitivas. Ten en cuenta, por otra parte, la calidad del producto...
-Los electrodomésticos más caros son los mejores: muchas veces pagamos un sobreprecio por prestaciones que, en realidad, no vamos a usar. Por eso, es mejor adquirir un produto que se ajuste a nuestras necesidades reales.
-Comprar online es más caro: no, si sabes dónde buscar. Los clubes de compra o los compradores que buscan el mejor precio resuelven más de una situación. Cada vez hay más fórmulas de comercio online que pueden resultarte ventajosas. En lo que tienes que fijarte, para que lo que encuentres a buen precio no te salga caro, es en los gastos de envío y en la política de devoluciones.
-La tarjeta de crédito economiza: al contrario. Si te habitúas a comprar a crédito puedes entrar en un círculo vicioso de gasto y deuda. Es mejor usar la de débito, en la que te descuentan inmediatamente lo que has gastado de tu cuenta y así siempre sabes con qué dinero cuentas y hasta dónde puedes gastar.
-Comprar en cantidad y de una vez sale mejor. Pues no siempre. Sobre todo, en productos frescos, porque se ajusta más a las necesidades del día a día. Es mucho mejor hacer la compra con los menús de la semana ya planificados.
-Al cocinar, con fuego fuerte se ahorra. No, desaprovechas energía.Y el resultado gastronómico tampoco mejorará. Es mejor usar el fuego que se adapte a las necesidades de la receta y al recipiente de la cocción. Para cocciones largas, escoge cazos de un material que acumule el calor.
-Los pequeños electrodomésticos no consumen: depende de la potencia y de la frecuencia de uso. Si usas cada día el microondas, el secador, el exprimidor, el abrelatas..., el gasto es espectacular. Y si le sumas la televisión encendida a todas horas, la factura sube mucho.
-Hay que dejar los fluorescentes encendidos. No, mejor apágalos si no los usas. Aunque es cierto que en el momento de encenderse es cuando se consume más energía, no es una cantidad tan grande como para que justifique dejarlo encendido si no estamos en la habitación. Lo que nunca hay que hacer es encender y apagar repetidamente el fluorescente.

Continúa leyendo