Fiestas navideñas de trabajo: cómo actuar

¿No sabes cómo comportarte en la comida navideña de tu empresa? Nuestra experta te descubre cómo debes actuar en estos eventos.

Comida navidad empresa

¿Todavía no sabes qué hacer y cómo comportarte en las fiestas navideñas que organiza tu empresa? ¿Quieres saber cuales son los 'sí' y los 'nunca' de este tipo de celebraciones? Aquí te lo desvelamos. 

 

¿Es trabajo o me puedo relajar?

 

Sí, es trabajo. No bajes la guardia, es fuera del horario laboral y fuera del lugar de trabajo, pero no te equivoques, sigue siendo trabajo. Plantéatelo como un reto para sumar ya sean contactos interesantes o puntos a tu favor.

 

¿Me puedo escaquear?

No. Puede considerarse una falta de interés e incluso de respeto.

¿Me puedo divertir?

 

Esto es directamente proporcional a lo buenas o malas que sean las relaciones en el trabajo y a lo formal o informal que suela ser vuestro ambiente de trabajo cotidiano. Pero con el colega-amigo siempre puedes pasar un buen rato.

 

Los 'sí' y los 'no'

 

Lo primero es aprender de los errores ajenos. Estos son los puntos claves o los errores claves que cometen muchos y muchas.

 

- 'Dress code': si tienes dudas, recurre al DF: Discreto y Formal. Las lentejuelas y los escotes de vértigo pueden ponerte en el punto de mira erróneo. No es el momento de coquetear, ni de resaltar tu cuerpo de gimnasio. 

 

- Limita el alcohol: tú conoces tus límites mejor que nadie y no quieres relajar el lenguaje, ni convertirte en la máquina de la verdad, ni tampoco dejar de respetar las distancias cortas.

 

- Cuidado con las fotos: la fiesta puede continuar en la red durante meses. Esquívalas en la medida de lo posible. Una foto mal tomada puede ser el objeto de muchas conversaciones. 

 

- Identifica los temas de conversación prohibidos: prohibido hablar de los demás, ascensos, sueldos y por supuesto de política. Si es la empresarial, mucho menos. 

 

- Evita los discursos: una antológica metedura de pata es la de un jefe de departamento que aprovechó para anunciar el recorte de personal para el próximo año.

 

- No te líes con nadie: por si dudas de que te mueves en terreno pantanoso, un dato: la mayoría de hombres y mujeres que han sido infieles con alguien del trabajo dieron el paso en una cena de empresa.

Las oportunidades

 

Si cambias el chip este tipo de evento pueden funcionar en beneficio propio. No te centres en evitar el desastre sino en promover nuevos contactos o colaboraciones, acudes a un evento promocional. En una palabra: 'networking'. Contempla el evento no como una obligación tediosa sino como una oportunidad provechosa. En definitiva estas comidas no son una penitencia pero tampoco una fiesta, disfruta de la gente que te cae bien y aprovecha para conocer gente que en otras circunstancias sería muy difícil.

 

Por: Silvia Olmedo, psicóloga y experta en relaciones de pareja.

CONTINÚA LEYENDO