¿Jornada intensiva o partida?

Cada vez más empresas concentran el horario para reducir costes y ayudar a los empleados a conciliar. Pero los expertos no se ponen de acuerdo sobre qué tipo de jornada es mejor.

Cada vez más empresas concentran el horario para reducir costes y ayudar a los empleados a conciliar. Pero los expertos no se ponen de acuerdo sobre qué tipo de jornada es mejor.

 

¿Sabías que los españoles trabajan 232 horas al año más que la media europea y, sin embargo, producen la mitad? Esto nos debería hacer pensar qué algo falla en cuanto a las jornadas laborales. Preguntamos a dos expertos para que cada uno de ellos nos dé su punto de vista.

 

“El horario continuo aumenta la productividad”

Ignacio Buqueras, presidente de la Comisión Nacional para Racionalizar Horarios.

 

“Está comprobado que el horario continuo aumenta la productividad, reduce el absentismo laboral y motiva al trabajador. Además, disminuye  el nivel de estrés y también la siniestralidad. No  somos máquinas ni robots, y cuantas más horas estamos en el trabajo, más  cansancio físico y psíquico acusamos y, efectivamente, el rendimiento baja”.

 

“Si las empresas estudiaran bien los beneficios de la jornada intensiva, la implantarían siempre. De esta manera, los empleados estarían más satisfechos y se reduciría el gasto energético. Sin embargo, muchas son reacias a concederla por rutina, porque tienen muy arraigada la cultura del ‘presentismo’, es decir, el pensamiento de que cuantas más horas estés en la oficina, mejor. Hay que optimizar el tiempo trabajando por objetivos, porque más horas no significa ser más competitivo”.

 

“La jornada intensiva permite la conciliación de la vida personal, familiar y laboral. Hay que tener tiempo para dedicártelo a ti, a tus  aficiones, inquietudes y preocupaciones; y también tiempo para la familia. Aquella persona que entra todos los días a las ocho de la mañana y nunca sabe a qué hora va a salir no se siente motivada y, además,  tiene que dejar aparcadas otras actividades. En cualquier caso, si sólo hay jornada partida es importante que exista flexibilidad de entrada y salida, con un  tiempo razonable para comer, de 45 a 60 minutos”.

“La jornada partida es mejor si tienes cargas familiares”

Susana Sosa, experta en RR.HH de la consultora Adecco.

“Hay determinados sectores, sobre todo el de la gran distribución (centros comerciales) o los que ofrecen un servicio al público, en los que es necesario mantener la  jornada laboral partida, porque permite atender de manera satisfactoria la demanda que solicitan los clientes y proveedores”.

 

“Son muchas las personas que ven en la jornada partida mayores ventajas que en la continua, fundamentalmente las que tienen cargas familiares. Sin duda, es la mejor opción para adaptar el horario laboral al de los hijos en edad escolar, sobre todo si tienen clase mañana y tarde. Teniendo una pausa a mitad del día, pueden recoger a los niños del colegio y comer con ellos en casa, por ejemplo. Otros trabajadores aprovechan ese receso para disfrutar de un tiempo de ocio personal que en otros momentos no tendrían, o para hacer un poco de deporte; de hecho, la mayoría de los gimnasios cuenta con un importante volumen de clientes precisamente a la hora del almuerzo”.

 

“El incentivo de los trabajadores y la baja productividad laboral no dependen del tipo de jornada, sino de diferentes factores como pueden ser la educación, los altos costes administrativos o la baja inversión tecnológica. Además, la flexibilidad se puede mantener tanto en el horario intensivo como en el partido”.

 

- Por: F. S.

Continúa leyendo