Mejora tu Economía en 7 Días

Hay técnicas que te pueden ayudar a mantener tus finanzas personales de manera saludable y con las que podrás obtener resultados en tan sólo una semana.
Muchas personas tienen dificultades a la hora de gestionar su dinero y  organizarse para llegar a fin de mes. ¿Eres tú una de ellas? Tu situación económica no depende de lo que ganas, sino de lo que haces con lo que ganas y el principal problema es que nadie te ha enseñado y cometes fallos fácilmente subsanables. De la mano de Javier Rivero, profesor en universidades y escuelas de negocio y autor del libro Gimnasia Financiera (Ensayo), descubrimos los siete hábitos que debemos aprender para que en sólo una semana mejore nuestra economía.
Lunes: Salda tus deudas.
No debas nada a nadie, esa es la clave. Pero para llegar a ese punto hace falta que devuelvas todas las cosas que te han dejado. Que des la cara y te enfrentes. Un libro, dinero, ropa..., haz una lista con todas las cosas que te han prestado. Se trata de que le gente (y tú misma), recupere la confianza en ti y en que tú cumples. Del mismo modo, recupera lo que tú hayas dejado.
Martes: Vende lo que no necesites.
Si quieres cambiar las cosas, tienes que liberar espacio. Despréndete de aquello que no necesitas, véndelo y gana un dinero que tenías desaprovechado. Es decir, empieza a soltar, a vender, a regalar las cosas que tienes y te sobran.
Miércoles: Permanece alerta.
Rodéate de positivismo. No malgastes tu tiempo quejándote y borra de tu vocabulario palabras como crisis, escasez y, en general, comentarios negativos. Cuando uno se encuentra a gusto consigo mismo se siente más motivado y le entran ganas de hacer cosas, de empezar o terminar proyectos. Además, recuerda que las personas no quieren rodearse de gente negativa, ni en la vida personal, ni en la laboral.
Jueves: Todo debe ser legal.
Hay quienes piensan que si otros roban, cobran el dinero en negro, no declaran a Hacienda, etc., ¿por qué no van a hacer ellos lo mismo? Y ese es un gravísimo error. Mentir, robar o aprovecharse de algo o de alguien afecta a las personas, a las relaciones personales y, por extensión, a nuestra economía. Ser legal atraerá el interés de los demás, que verán en ti a alguien en quien se puede confiar.
Viernes: Claridad en los gastos e ingresos.
Hazte una pequeña plantilla para seguir diariamente lo que ingresas y lo que gastas. Lleva siempre la plantilla contigo o anota cada noche lo que te has gastado, especialmente esas pequeñas cosas que vas comprando y en las que se te va el dinero alegremente. Para empezar, guarda todas tus facturas y anota las cifras. Con este ejercicio empezarás a darte cuenta de lo que haces realmente con tu dinero y cuadrarás mejor las cifras de gastos e ingresos.
Sábado: Clasifica tus finanzas.
Separa los gastos personales y los de trabajo. Como lo importante es ahorrar, mete cada mes en un sobre una parte de tus ingresos. Con el mucho o poco dinero que te sobre después de pagar facturas, divide esa cantidad en diferentes sobres: uno para una posible inversión, otro para ahorro, otro para educación y otro para ocio. Ganarás en tranquilidad y verás cómo tu economía mejora.
Domingo: Protégete del precipicio.
Debes intentar tener varias fuentes de ingresos para que, si te quedas sin trabajo, no caigas en el precipicio. Suena complicado, es cierto, pero es cuestión de pensar y de moverse. Puedes alquilar una habitación que tienes vacía, tener una pequeña participación en una franquicia, cuidar niños, invertir en Bolsa... Hay muchas opciones, así que no te quedes parada.
¿Y con las tarjetas de cr
tARJETAS DE
CRÉDITO?
Haz limpieza. Si tienes muchas, redúcelas a dos: ahorrarás mucho. No las uses para un crédito fácil sino como una forma de pago a 30 días. Si las tienes a cero, no saques más dinero.
Adiós al cajero automático. Pese a que es un gran invento, resulta una tentación, por eso debe usarse sólo para emergencias.
Por: Mavi Consentino.

Continúa leyendo